martes, 29 de diciembre de 2009

OTRA MANERA DE ENTENDER LA AMISTAD

“Un hombre muestra su corazón al elegir a sus amigos, en cambio sólo se ve su inteligencia cuando elige a sus enemigos”.
                 Andrés Trapiello “Los caballeros del punto fijo”


Y después de tanto beso virtual…

…nos abrazamos con fuerza. Abrazos que enlazan aún más una amistad de tiempo que por fin se materializó el día 26 de Diciembre.

Paco, Adelaida, Lola, mi hermano Antonio Jesús y yo, la Carteya más bloguera se citó…

…y hablamos y reímos y bebimos…

Reunión que nos debíamos y que, al menos yo, disfruté y sentí como algo extraordinario.


miércoles, 23 de diciembre de 2009

NOCHEBUENA

El bien de la humanidad debe consistir en que cada uno goce al máximo de la felicidad que pueda, sin disminuir la felicidad de los demás.
          Aldous Huxley


Con mi deseo de que todos paséis una Nochebuena inolvidable.

Con los años, se crean nuevas mesas con mantel navideño.
Así es el ciclo de la vida, las sillas que quedan vacías las ocupan otros nietos, y nueras… y yernos.

Y el ciclo gira otra vez, y nos reúne otra vez, con rostros nuevos y las ausencias presentes en nuestros corazones.

Sólo un momento para el recuerdo, cerrar los ojos y respirar hondo… y abrirlos a la alegría de los que aún tenemos un trocito de mantel para compartir.

.
.
.
.
…………y desde su sillón observa satisfecho que estamos todos juntos, una Nochebuena más, con el mismo jaleo, las mismas discusiones, y la misma ilusión compartida. Se miran y se agarran las manos, no dicen nada, son felices, la familia está reunida…una Nochebuena más.


lunes, 21 de diciembre de 2009

EL OLOR DE LAS CELINDAS

De entre los cinco sentidos, el olfato es incuestionablemente el que mejor da la idea de inmortalidad.
                                Salvador Dalí



Siendo verdad que de todos los sentidos disfruto, es el olfato el que con mayor fuerza me atrapa y cautiva.

Son los olores los que me llevan y me regresan de unos años a otros, los que me enredan en torbellinos de brisas de campos lejanos y arroyos viejos... me hacen volar en mi nave del tiempo por los días caminados.

Es mi sentido fiel… invariable…, el que nunca me da dos versiones… dos caras, siempre me lleva al mismo paisaje, no importa que yo, ya no sea la misma.

No olvido el olor de una escuela, la madera de los lápices y la goma de borrar. El olor revoloteando de las hojas de un libro y el del papel de los cuadernos guardado en la cartera.

Cada estación tiene su luz… y su olor.

Aromas de invierno se posan en mi piel vestidos de naranjas y anís navideño. Y tambores de Pascua resuenan en notas de melaza, azúcar y azahar, en las tardes tibias de Abril y Marzo.

Siempre amanecerán mis días al olor del café recién hecho de mi padre, y morirán mis atardeceres en el olor húmedo y caliente de la ropa planchada de mi madre.

La casa que habité de niña, hoy no está sobre la tierra, pero atesoro sus olores en mi memoria como una flor guarda entre los pétalos su aroma.

Y siempre, siempre, el olor de las celindas me devolverá a mi hogar


jueves, 17 de diciembre de 2009

…Y SI HAY QUE REÍR SE LLORA

“Lo único hermoso que me queda de la vida es haber llorado”



Soy llorona.
Y es que no lo puedo evitar. Algunas veces me reprocho a mí misma no tener el mecanismo que permita limpiar mis ojos llorosos ante las miradas interrogantes de los demás.

A veces, mis lágrimas provocan las risas de aquéllos que no entienden que se pueda llorar por tanta nimiedad, y en mí, la vergüenza de no saber reprimirlas. Después de verdaderos esfuerzos por retenerlas, mojan mis pestañas juntándolas en manojillos acuosos que se rinden al fin, dejándolas escapar.

Soy de las que salen del cine sorbiendo mocos y enjugando los ojos en un pañuelo de papel, que más que celulosa es un inmenso agujero lleno de arrugas. ¡Lo que hubiera dado yo por ver algunas películas sola en la sala de cine!... Por llorar con Elliot sin reprimirme cuando ET agonizaba…, por animar a Thelma y a Louise en su último viaje…, o por no ahogar los hipidos en aquellas gélidas aguas de Titanic…

He llorado con la muerte, y con la indefensión de un niño recién nacido. Con la amistad recuperada tras confesiones sinceras y con el abrazo de las despedidas silenciosas. Y nunca en las bodas.

Lloro hasta con los anuncios de televisión que saben pellizcar mi parte más sensible, …o sensiblona.
¿Habéis llorado alguna vez por la carita de ese niño del anuncio que se siente desplazado por la llegada de su hermanito? ¡Por Dios, qué dolor encierran esos ojos tristes, ignorados por sus padres!
¿O por ese hijo que llega por Navidad con el turrón debajo del brazo en el tren? ...Vueeeelveeee, a casa vueeeelve, vuelve a tu hogaaaar.... Y allí estoy yo de regreso con mi madre el día de Nochebuena preparando el asado, y compartiendo unas copas de anís con la familia, con la lágrima haciendo amagos por derramarse sin remedio…

…Sin remedio como yo y mis lagrimales, que están dispuestos a acabar con la sequía de años en Andalucía. Pero es que el más mínimo detalle vidria mis ojos y anuda mi garganta.

Sí, reíros vosotros también de mí, a condición de que lo hagáis por no llorar.

lunes, 14 de diciembre de 2009

VIVIENDO EN LA CALLE

El infierno está todo en esta palabra: soledad.
                                                Víctor Hugo


Cruzaba las calles desafiando a los coches que chirriaban como violines desafinados en un concierto de cuerda sin director.

La mirada transparente, oculta tras una melena de rizos encrespados y sucios, parecía perdida en la nada, como si buscase a lo lejos las promesas que a todos un día nos hace la vida.

Sus pies cansados arrastraban su enjuta osamenta en unos zapatos ajenos que se bebían todo el agua de los días de lluvia.
Apenas era un hilo de espíritu hilvanado a unos huesos sueltos abotonados a un trozo de piel.

Insensible a los calores de verano y a los vientos de invierno que te curten la cara y las manos, todos los días deambulaba pidiendo un pitillo o algo para comer.
Si había suerte, su banco favorito delante de la cafetería Peter Pan lo esperaba para tomar un bollo de pan recién hecho mojado en café caliente bajo el sol templado de la mañana.

Siempre callado, ni para pedir hablaba…, un gruñido…, la mano alargada y seguía su camino…, su laberinto de calles.
Era parte del paisaje urbano, un elemento más del barrio, como una farola, una papelera o un autobús que aparece y desaparece una y otra vez.

Dormía donde el cansancio lo acostaba.
Caminaba incansable, sin rumbo y sin norte, como un animalillo enjaulado que busca la puerta de salida…, y la encontró, la abrió y salió de la vida.

Algunas veces me parece oír el chirrido de los coches que frenan al paso de su sombra.


jueves, 10 de diciembre de 2009

NUECES FRITAS

La felicidad siempre viaja de incógnito.
Sólo después que ha pasado, sabemos de ella.
                                            (Anónimo)



Pavo negro, nueces fritas y chorizo de la reciente matanza, era el menú para la cena de Nochebuena en la huerta.

En la mesa del comedor se reunían mis abuelos con mis tíos y mis padres. Los chiquillos preferíamos hacer un semicírculo alrededor de la chimenea en la cocina, allí donde se ahumaban las morcillas de aquel pobre cerdo.

Creo que no sabría explicar con palabras lo que mis sentimientos guardaron en mi memoria aquellas noches de Navidad. Era muy pequeña, pero sabía que mis sentidos estaban percibiendo olores, sabores, sonidos y colores difícilmente repetibles en un futuro. No tuve que hacer grandes esfuerzos por retenerlos en mis recuerdos.

La luz anaranjada de las llamas de la chimenea, se proyectaba sobre las figuras de la cocina que temblaban, como si jugaran con las sombras de las paredes.

El murmullo que llegaba del comedor quedaba acallado por nuestros villancicos de voces de niños. Como ecos suaves que se superponen y se complementan.

En el ambiente se respiraba una armonía inusual, distinta, nueva. Entonces no supe que se trataba de la felicidad, aunque recuerdo sentirme envuelta en un halo de bienestar, como cuando se oye la lluvia golpear el cristal de la ventana desde la cama.

De la cena guardo el sabor de las nueces fritas y de la tarta que mi tía Frasquita María escondía todos los años, y nos hacía buscar por toda la casa. Carreras y risas hasta dar con el pastel, y luego todos en fila a cantarle un villancico, pandereta en mano, de uno en uno, o no había aguinaldo.

Hoy, me gusta subirme en una nube, y dejarme llevar por un viento suave hasta la huerta, y desde arriba mirar a mis abuelos, felices por tenernos a todos juntos, a mis tíos y a mis padres. Oír a los chiquillos desafinando villancicos… verme guardar en la memoria los olores, los sabores y los colores de aquellas Navidades.

Hoy, faltan mis abuelos, mi tía y mi tío ya no están, no hay tartas escondidas… ni nueces fritas.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

UN PREMIO, UN ABRAZO


Este regalo lo recibo de mi amiga Katy, "Tocando otros palillos". Recomiendo la visita a sus blogs, para quien busque diversidad y entretenimiento, o simplemente reflexionar con sus magníficos post.
Y como no, viene con algunas condiciones:
Mostrar la imagen del premio.

Agradecerlo a quien lo ha concedido.
Otorgarlo a 10 blogs y avisarles.
Decir por qué me gusta leer: "porque entretiene mi tiempo, abre mi mente al conocimiento y la reflexión, y enriquece mi alma".
Lo comparto con:
Ana: http://muchomucholaprof.blogspot.com/
Adelaida: http://wwwadelaidacom.blogspot.com/
Paco: http://cuarentacaminos.blogspot.com/
Tawaki: http://tawaki.blogspot.com/
Azules: http://azules.blogspot.com/
Mª Carmen: http://carmennomadas.blogspot.com/
José Alfonso: http://callejadelahoguera.blogspot.com/
Mª José Moreno: http://blogdemjmoreno.blogspot.com/
Cordobesa: http://cordobesadecolores.blogspot.com/
Javier Pol: http://misteriosdeunpais.blogspot.com/


sábado, 5 de diciembre de 2009

HASTA LOS HUESOS

“El que ha tenido frío de pequeño, tendrá frío el resto de su vida, porque el frío de la infancia no se va nunca.”
Juan José Millás “El mundo”.


Para alguien del sur como yo, cuyos veranos se alargan en el tiempo y se crecen en el mercurio, los días invernales son esperados y recibidos como la visión de un oasis en las pupilas de quien se perdió en un desierto.

Aquellos días solían ser grises y gélidos, el frío se colaba por mis poros instalándose cual manto helado encima de mi esqueleto, como si llevase una segunda piel de escarcha arropándome los huesos.

Jugábamos en la calle, hasta el anochecer, cuando los termómetros se conjuraban con los vientos del Polo Norte, y la Dama de las Nieves comenzaba a derramar sus lágrimas de rocío sobre las aceras y los coches.

En poco tiempo, una fina capa de hielo invisible, lo cubría todo. Las calles permanecían desoladas, quietas, congeladas.
Apenas sentía los dedos de los pies, y los de las manos, de color morado, parecían a punto de estallar.

Recuerdo que todo estaba frío, los escalones donde nos sentábamos a cambiar cromos y hasta los mismos cromos, los bancos de piedra del paseo donde intercambiábamos confidencias, y el agua del saltador que salpicaba pequeñas gotitas como cristales diminutos que se clavaban en la cara. El frío estaba en la atmósfera impregnándolo todo. Hasta el pelo estaba frío y parecía que se rompería si lo doblabas con los dedos, como si fuesen finos hilos de hielo.

Pero cuando uno es niño y tu único mundo el juego, no cabe espacio para sentir el invierno.

Calle, amigas y frío, se unían en perfecta comunión en mis años de infantiles emociones. Corríamos por las calles cuyo silencio sólo lo cortaban nuestras risas, dejando entrar el aire frío en las bocas abiertas, y descansábamos en los escalones de las casas, hasta que las nalgas se volvían insensibles. Las rodillas, entre la falda y los calcetines, eran dos terrones de hielo.

Recuerdo el baño de los viernes, en un cuarto de aseo frío, cuyas tuberías de plomo se congelaban y reventaban dejando los grifos secos. Recuerdo las reuniones familiares alrededor de un brasero de ascuas que invitaba a la charla y al parchís o las cartas. Recuerdo las Navidades más frías, y a la vez, más cálidas.

Y ahora, esos recuerdos que se incrustaron en mi memoria como el frío en mis huesos, regresan cuando retorna el invierno, produciendo en mí las más confortables sensaciones.

Por ello necesito el invierno para vivir. Aire fresco y agua helada son mi mejor alimento. Y un día de lluvia, mi paisaje perfecto.


viernes, 4 de diciembre de 2009

POR UN INTERNET LIBRE


Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.


NOTA: Este manifiesto fue redactado de forma conjunta por periodistas, bloggers e internautas, en una larga sesión de debates (on line, por supuesto) durante la tarde-noche de ayer. Si estás de acuerdo, difúndelo en tu blog, tu web, en redes sociales y por todas las vías que puedas. Para aquellos que estéis interesados, existen versiones en inglés, catalán y gallego

martes, 1 de diciembre de 2009

UNA TERNURA DEL PASADO

Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla
durante todo el año. (Charles Dickens)

Por estas fechas empezaba a recoger cajitas y papeles de colores. Me valía el papel plata de los paquetes de tabaco que la gente tiraba al suelo, los envoltorios de los caramelos, las cajas de cerillas, las piedrecitas con formas divertidas... y todos los hilos, cuerdas y cintas que mi madre barría y yo rebuscaba en la basura, –Mª Elena, no rebusques en la basura, que eso es de guarros-, me decía mi madre.

A partir de ahí, habilidad, paciencia y pegamento IMEDIO, me ocupaban todas las horas libres y parte del resto también.

No era tarea fácil conseguir que todo aquello sacado de los despojos y la broza, se transformara en los adornos de Navidad más bonitos que se pudiese imaginar una niña de ocho años. Bolitas brillantes de celofán, hilos de colores, regalos envueltos en papel de chicle, lazos de seda, figuritas de piedra atados con cintas…

Para Navidad, aquel pequeño y desnudo arbolillo que apenas sobrevivía al frío en el rincón del patio, relucía brillante bajo las estrellas, desprendiendo destellos de luz, todo engalanado, como la Cenicienta en el baile.

Con los años, aún me ha quedado esa ilusión por vestir la casa de Navidad. Para ello siempre cuento con la ayuda de mis hijos desde que eran pequeños.
Disfruto viendo cómo abren bolsas y cajas, sacando figuritas y bolas, y desenredando las cintas de espumillón.

"Coloca ésta ahí","quita la de allí", "trae el camello para acá", "que no, que esa es allí...”

Este año no hay novedades, entre otras cosas porque el lugar destinado al Nacimiento es pequeño y no cabe un pastor más.

Y seguimos con el mismo árbol de ramas verdes, rodeadas de espumillón dorado y bolas rojas, que aunque nos acompaña desde hace muchas Navidades, consigue, año tras año, traer a mi memoria el recuerdo de aquel arbolillo, bajo la escarcha, en el rincón del patio.


domingo, 29 de noviembre de 2009

LOTERÍA PARA TODOS

Gabriela, desde su blog Gabriela Maiorano me ha invitado a participar en un juego realmente curioso. Comparir un décimo de lotería de Navidad del próximo sorteo del 22 de diciembre, sin gastar un céntimo.


"Una vez más vamos a depositar un poco de esperanza en la Lotería de Navidad para que la suerte, a la que queremos tentar, nos favorezca con unos cuantos € que nunca vendrán mal… Este año Z-13 Lotería nos vuelve a regalar un décimo para compartir entre muchos blogs. Algunos ya sabéis cómo funcionó el año pasado. Este año haremos lo mismo con alguna pequeña diferencia."

Asi es cómo comienza el post publicado por Carlos en su blog
Alas de plomo.

Pueden participar todos aquellos blogs que lo deseen, basta con difundirlo entre nosotros, haciendo un enlace al artículo del blog de Carlos, que os dejo aquí. Se trata de compartir y regalar suerte a nuestros amigos, así que también hay que ser generosos con ellos invitando,al menos a otros cinco blogs, a participar con nosotros de esta iniciativa, e incluirlos en vuestro artículo debidamente enlazados.

Una vez realizados estos dos sencillos pasos, debemos dejar un comentario con el enlace a nuestro artículo en el post de "alas de plomo", y desde allí, nos confirmarán el número de participante en la parte proporcional que nos corresponda a cada uno de los que hayan cumplido con lo poquito que se pide.
 
El plazo límite para publicar un artículo será: las 24:00 horas del día 20 de Diciembre de 2009.



El depositario del mismo es la Administración:
Z-13 Lotería, en Gran Vía 36 de Zaragoza.
Tfno: 976 235 769.

De cualquier manera si tenéis dudas podéis resolverlas directamente con un comentario en el blog de Carlos "Alas de Plomo" o enviándole un correo a blogalasdeplomo@gmail.com.


Así que desde aquí invito a:
Ana: http://muchomucholaprof.blogspot.com/
Adelaida: http://wwwadelaidacom.blogspot.com/
Paco: http://cuarentacaminos.blogspot.com/
José Alfonso: http://callejadelahoguera.blogspot.com/
Javier Pol: http://misteriosdeunpais.blogspot.com/

viernes, 27 de noviembre de 2009

...Y LLEGÓ SAN MARTÍN

"La matanza, como sabéis, es la más cartesiana de las operaciones de una granja de campo y la más entrañable, divertida e irónica: el cerdo reducido a racionalización metódica."
                Rafael Sánchez-Mazas "Las aguas de Arbeloa"



Lo peor de todo eran sus gruñidos y sus inútiles esfuerzos por librarse de las cuerdas que lo sujetaban.
Son imágenes y sonidos que año tras año se repetían quedando colgadas en mi memoria, como el silencio de los corderos en la memoria de Clarice.

A primeros de Diciembre, ya estaba lo suficientemente gordo como para sufrir su San Martín. Rollizo y sonrosado, como un luchador de sumo harto de mortadela.
El patio, el llanete del pozo, la cocina…, todo lleno de gente afanosa, cada uno concentrado en su tarea; y los chiquillos alucinando en medio del ritual.

Recuerdo el olor dulzón de las cebollas hervidas reposando en un barreño, las manos ensangrentadas de mi abuela como si acabara de cometer un crimen horroroso, los dedos hábiles de mi madre que entraban y salían de la boca de la máquina de picar carne –“y si se los pilla, ¿nos comeremos el chorizo con dedos?”-, la destreza de mi padre con los cuchillos cual carnicero experto haciendo trozos iguales…
Tras una mañana de mezclar baños y artesas de carne con especias y aliños, llegaba la hora del almuerzo. Magro, tocino, chuletas… Le hacíamos un homenaje al colesterol para continuar embutiendo por la tarde.
Tripas y tripas de vaca de aspecto nada apetecible, se llenaban con trozos del pobre cerdo cuyos llantos no fueron escuchados aquella mañana.

Al caer la noche, todo había terminado. Todo recogido. Los cacharros lavados. Las despensas llenas.

Y no,… no creáis que aquellas matanzas me traumatizaron, pero las tardes del día de Nochebuena, cuando mis primos, mis hermanos y yo cantábamos villancicos alrededor de la chimenea, miraba hacia arriba y veía, colgado en cañas ahumándose al fuego, un cerdo transformado en morcillas.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

COMO EN UNA PESADILLA

25 de Noviembre. Día internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer

Es mejor ser hombre que mujer,
porque hasta el hombre más miserable
tiene una mujer a la cual mandar.
                        Isabel Allende




No es ella y tampoco la que él quiere que sea.
La moldeó a su antojo y capricho dejando su risa abandonada entre las sombras del camino.
Su canción se apagaba en un hilo de voz que apenas sujetaba el viento y sus pupilas olvidaron los colores de la vida.

Ya no hay nada azul en sus días de ajadas horas… nada que avive el deseo de una nueva mañana… nada que erice su piel ávida de caricias y ternuras bajo las sábanas…
Las ilusiones… los sueños… las alegrías… incluso las tristezas, ya no son suyas… van y vienen al son del miedo que la atrapa.

¿En qué resquicio del camino se convirtió tu príncipe azul en el dragón del cuento?
No dejes que tu vida se arrastre por los sueños y vive en ellos. El camino es largo pero tienes todo el tiempo del mundo.

En tus manos está hacer de la rutina una senda de primaveras o un camino de oscuros abismos.
Desde la caída sólo cabe renacer a la vida, crear vías de escape a tus deseos y rescatar del olvido tu sentir más profundo.

Abre tu corazón y deja salir los colores que guardas en su interior para colorear el paisaje que miras y tintar de azul el cielo que te cobija.

Tras las ventanas que se cerraron...
...siempre quedan cancelas por abrir a la luz.

viernes, 20 de noviembre de 2009

MIRADAS SUCIAS

Hoy, 20 de Noviembre, día internacional del niño,
me sumo a la campaña "PORNOGRAFÍA INFANTIL, NO."
Por un internet sano.


Era la primera vez que pasaban varios días fuera de casa y lejos de los papás. La experiencia había que vivirla a tope.

Las excursiones, el hotel, los compañeros… todo un mundo de emociones preparadas para ser vividas con gran intensidad… como si el mañana no existiese y sólo quedasen las horas del presente.

Compartieron en la red varias fotos del viaje de fin de curso que hicieron a Valencia, cuando acabaron primaria en el colegio.

Jugaban en la playa. Arena y agua para unos cuerpos que apenas rozaban la adolescencia. Risas, abrazos, besos de amigas grabados para siempre en la pantalla. Felicidad y amistad eternamente jurada. Días gozados, disfrutados, …fotografiados.

Inocencia violada por unos ojos lascivos, ocultos, anónimos y mentirosos. Ojos sucios de gente cobarde que no conoce ni el amor ni la decencia. Incapaces de sentir vergüenza por su podrida alma enferma.

Son cientos de ojos que no se enfrentaron jamás a la justicia pero hoy se encuentran de frente con miles de miradas blancas, unidas y poderosas. Tenemos la fuerza de un rayo que cegará vuestras pupilas venenosas.

jueves, 19 de noviembre de 2009

CADENA DE ABRAZOS


¡Vaya sorpresa! Mis amigas Gabriela y Katy me han levantado de la cama con un tierno abrazo.
Bonita manera de despertar. Dicen que no hay mejor manera de transmitir afectos que sintiendo
el contacto físico. Aquí, detrás de la pantalla, noto el cariño, el calor, la amistad, que aunque virtual,
no deja de ser importante para mí. Me gusta saberos ahí, tan cerca a pesar de los kilómetros que nos separan.
Gracias amigas.

Pero lo mejor del regalo es que hay que mantener la cadena para que no se corte nunca, así que desde aquí os abrazo a todos y muy especialmente a :
Ana: http://muchomucholaprof.blogspot.com/
Adelaida: http://wwwadelaidacom.blogspot.com/
Paco: http://cuarentacaminos.blogspot.com/
Mª Crmen: http://carmennomadas.blogspot.com/
José Alfonso: http://callejadelahoguera.blogspot.com/

domingo, 15 de noviembre de 2009

DOS MUNDOS PARALELOS

“Recuerdo el recorrer encorvados, por debajo de las bajas parras de uva negra, llenándonos de telarañas, largos trechos jugando al escondite; y el aprender a nadar entre maíces, y el subirnos al membrillo, y sobre todo el ver, desde el corredor de casa, caer la lluvia dulcemente sobre el campo, sin poder salir. En el campo llueve de otra manera que en la ciudad, con más pureza, con más dulzura, con más libertad.”
                Miguel de Unamuno “ Recuerdos de niñez y de mocedad ”


El llanete del pozo era el escenario de dos mundos paralelos.
En uno, mi abuela entraba y salía de la casa, sacaba agua del pozo contoneando su espalda al son de los brazos que parecieran arrancarse por sevillanas, acarreaba un cubo en cada mano y desaparecía bajo el dintel de la puerta para salir al rato a regar las macetas y la enorme enredadera que las cobijaba bajo su sombra.
Después removía con unos palos largos de madera la cal de las tinajas que se apilaban junto al pozo; alguna vez, confieso, me sirvió para decorar a Lucero, el mulo de mi abuelo, echándole pegotes blancos desde lo alto del llanete que le caían en la crin al pobre animal que comía tranquilo su paja en el pesebre de abajo, al lado del laurel, un árbol enorme que llegaba hasta el cielo.

Mi tía Frasquita María se afanaba por blanquear las sábanas en el pilón junto a la higuera, con un trozo de jabón casero hecho con el aceite sobrante de la cocina y una buena ración de sosa, barría el llanete que previamente humedecía vaciando un cubo de agua con la mano, quitaba el polvo al zócalo gris azulado de la casa vaciándole una, dos, tres regaderas… Mi tía no paraba, miraras donde miraras, allí estaba ella multiplicada haciendo algo, como un juguete al que nunca se le acaba la cuerda.

Paralelo a este mundo del laboreo cotidiano, del trajín doméstico, se deslizaba otro apenas en un roce, el de la inocencia, la fantasía, …la imaginación.

Las naranjas de piedra se compraban con billetes de revista, y del mismísimo níspero, el tendero cortaba kilos y kilos de plátanos.

Fuimos testigos de una corrida de toros de la que Manolete se llevó las dos orejas y el rabo saliendo triunfante por la puerta grande a hombros.

Acudimos a un concierto de Los Diablos y a otro de Fórmula V, recuerdo que el vocalista me firmó un autógrafo que perdí con el tiempo.

Fuimos indios y vaqueros, toreros, modelos y fotógrafos, futbolistas y golfistas,… madres, padres, hijos… niños.

jueves, 12 de noviembre de 2009

ASÍ LO SIENTO

Vivir no es sólo existir,
sino existir y crear,
saber gozar y sufrir
y no dormir sin soñar.
Descansar, es empezar a morir.
                                Gregorio Marañón

Ayer agarró mi mano entre las suyas y todos los afectos se abrían paso por escapar de mis poros. Con el gesto sentí que sobran las palabras. Que los sentimientos desbordan su significado y que se quedan cortas. Que he de borrar todas las frases y reinventarlas de nuevo. Y como contarlo no sé, mejor me limito a sentirlo. Y siento. Siento que lo quiero. Sé que tengo su cariño… desde niña, y él sabe de mi debilidad por él. Reconforta saberse querida por alguien a quien se admira.
Y también le debo. Porque me enseñó a querer lo que siempre fue su pasión. Gramática, Ortografía, y por supuesto Literatura enseñadas con mimo y recogidas por mí con el mismo cuidado con que se recoge una pieza de cristal entre las manos.
Es un hombre bueno, nunca le vi hacer nada con maldad, y siempre predispuesto a echar una mano a quien la solicite…, y aunque algunas veces se vio traicionado por los avatares de la vida, jamás guardó rencor procurando ver siempre el lado positivo de las cosas.
Admiro su vitalidad, su forma de enfrentarse a la vida, su lucha por mantenerse en ella a pesar de los momentos en que las fuerzas parecen agotadas y las ilusiones perdidas.
Incansable luchador. Es todo un personaje de Nueva Carteya, nuestro pueblo. Conocido y respetado por todos. Pero para mí, sólo es mi tío Antonio, y así lo siento y así lo quiero.
Entra en mi alma, alojándose para siempre, la ternura con que me regala su sonrisa y sus besos. Me gusta sentir su abrazo mientras dice “¡ay… mi sobriiiiiiiii…!”.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

COMPARTIENDO AFECTOS

Recibí hace unos días este regalo de mi amiga Gabriela y deseo compartirlo con todos los amigos que siempre me visitan.
 Sí, comprenderé a los "amigos seriotes" que no lo recojan; sé que el sentimiento lo recogerán en su corazón.
También comprenderé que no lo recoja quien ya lo tenga de manos de Gabriela.
Espero no olvidarme de nadie.

martes, 10 de noviembre de 2009

UN MUNDO SIN DIOS

Cuenta la anécdota que un hombre se despertó de su sueño gritando "¡he visto a Dios,... he visto a Dios!"; y un amigo que se encontraba a su lado le preguntó "¡y cómo es!", a lo que el primero contestó "es negra y es mujer".

…Y me imaginé que era negra y vivía en un país africano, en un pequeño poblado de treinta chozas con el tejado de ramas y palmas secas que apenas retenía el agua de las tormentas.

Me imaginé dormida sobre una estera de hojas de palmera entrecruzadas, con un viejo y roto cojín llegado no sé cómo de la civilización, como almohada.

Me imaginé caminando descalza por un camino desértico en busca de agua con un cántaro rajado y un niño de tres años desnudo de la mano.

Y me vi de vuelta. Cansada y agotada por la caminata a pleno sol, con el cántaro lleno de agua semi potable en la cabeza y mi niño en la espalda desdibujada por mi embarazo de ocho meses.

Escuché el silencio roto por los llantos del hambre y la enfermedad horadando mis tímpanos. Oí la invisible llegada de la muerte como una brisa gris y espesa que peina el aire todas las madrugadas.

Imaginé un cielo azul oscuro salpicado de estrellas sobre un universo de paisajes de colores imposible de disfrutar cuando se tiene el alma vacía… y el estómago también.

Imagínate que nunca más un niño dibujara la tristeza en su cara…

Imagínate que todos mirásemos al sol con el mismo brillo en la mirada…

Imagínate que la vida fuera un premio por haber nacido y no un castigo por haberlo hecho en el lado equivocado…

Imagínatelo.

domingo, 8 de noviembre de 2009

SIN PALABRAS

"El pensamiento vuela y las palabras van a pie.
 He aquí el drama del escritor."
                                    Julien Green

Para dar forma a mis pensamientos, para dar un camino a las palabras, me suelo acompañar de música calma… suave… lenta…

La inspiración, como decían algunos genios, “si ha de llegar, que me encuentre trabajando”.

Pero hay veces que las palabras se me agarran a las tripas y no encuentran el camino de salida hacia mis dedos.

Son palabras cobardes que no saben explicar los nudos que me ahogan… los gritos que me desgarran las entrañas… las lágrimas que me mojan por dentro…

Palabras que no ríen mi risa… ni bailan mi canción…

Pero yo no abandono, no sé quién dijo alguna vez que "las batallas perdidas son las que se abandonan", y yo, que hoy no encuentro palabras valientes que curen mi angustia, cojo la guitarra eléctrica y que sea ella el canal de mi desahogo.



               ¡GUAUUUUUUU... AHORA ESTOY MUCHO MEJOR!

miércoles, 4 de noviembre de 2009

AQUELLOS VERANOS...

"Ríete, ríete. Y golpea hasta que yo vuelva y estemos juntos otra vez..."
                                    Ana María Matute "Paraíso inhabitado"


Al lado de la casa se encontraban “los baños”, la alberca de la huerta que disfrutábamos como piscina. Era un recinto cuadrado vallado y presidido por una pequeña parra bajo la cual había unos taburetes de ladrillo encalados en los que charlábamos y jugábamos protegidos del sol.

A un lado, dompedros de colores rodeaban el tronco de un membrillo en un pequeño parterre que daba a la viña del cerro, al otro, un viejo retrete que usábamos más para saltar la valla que para el desahogo de nuestras necesidades.
La alberca era muy grande, o al menos así se lo parecía a mis ojos de niña, tenía dos escalerillas y un gran agujero por el que se llenaba de agua helada venida directamente del pozo y que caía encima de una enorme piedra plana muy solicitada por la chiquillería, alguna vez me puse debajo del chorro con el consecuente dolor de cabeza; y para regar, mi abuelo abría una pequeña trampilla por la que salía el agua muy lentamente en dirección a los sembrados de la huerta.

Me contó mi padre que años atrás, los mozos y las mozas más atrevidas del pueblo iban a “los baños” de la huerta a refrescarse del calor asfixiante del verano carteyano, para ello tenía bañadores de caballero (pantalones cortos azul marino todos iguales) que repartía a la hora de cobrar la entrada; y por supuesto, el remojón se hacía por turnos, primero las damas y tras las quejas de los chicos que solicitaban su vez, les tocaba a ellos.

Recuerdo que mis primos y yo rogábamos a mi abuelo que regase sin parar para que el nivel del agua bajase y no nos cubriese y así poder disfrutar más del baño -¿vas a regar abuelo? anda, ¿por qué no riegas?-. A veces sólo nos cubría hasta los tobillos. Así no teníamos que usar los flotadores negros, o sea, las cámaras de aire de las ruedas de algún tractor.

Allí disfrutábamos todas las tardes de verano entre saltos de cabeza, gritos, carreras en el agua… y fuera…, mientras mis tías María y Elena con sendas pamelas cual turistas de la Francia, se pasaban las horas muertas charlando de sus asuntos y supongo que de los demás, bajo un sol de justicia. Ellas no se ponían morenas… lo siguiente, y para ello se untaban de aceite de coco, crema de zanahoria y un mejunje casero hecho de Nivea mezclada con mercromina. Podían ir al África y pasar desapercibidas.

En aquellas ociosas tardes en la alberca me aficioné al intercambio de estampas de futbolistas, aprendí a jugar al tute y a las 40, y ganaba casi siempre al cinquillo.

Y lo mejor de todo era ese momento en que mi abuela llegaba con una fuente de patatas fritas a maquinilla. Después de más de una hora friendo patatas, desaparecían a una velocidad de vértigo…, como si acabáramos de salir de la hambruna de los años 40. “Comed, comed, que los baños dan mucha hambre”.

domingo, 1 de noviembre de 2009

UN PASEO POR MEDINA AZAHARA

Me detuve en al –Zahra, lloroso y meditabundo, para clamar entre las deshechas ruinas,“¡Oh Zahra –dije- vuelve a ser!"
 Pero me contestó: “¿Y acaso vuelven los difuntos?”
                                                     Al-Sumaysir (fines s.XI)


 Hoy estuve paseando por las ruinas de Madinat al-Zahra.
Lo que en el siglo X fue la ciudad más bella del mundo, hoy duerme bajo tierra.
 
 Columnas de mármol rosa, cerámicas decoradas, capiteles compuestos, pilas de mármol blanco, tableros grabados, jarras en verde y manganeso..., forman la décima parte hoy excavada de la extensión total de la ciudad intramuros.
 
 
Hoy recorrí la décima parte de las calles en Madinat al-Zahra, calles y casas de los antiguos habitantes de "la ciudad brillante", de la capital de los Omeyas de Occidente.
 
 Después de los diversos expolios a los que fue sometida, queda una ínfima parte de lo que los textos medievales árabes nos presentan como "asombro y admiración entre quienes la contemplaron en su época de esplendor".
 
 Fue construida por el califa Abd al-Rahman III. Las obras empezaron en el año 936, se prolongaron durante una decena y se mantuvo en todo su esplendor durante ochenta años tan sólo.
A los años de esplendor, sobrevino una decadencia casi inmediata con el reinado de Hisam II, iniciándose su destrucción como consecuencia de las luchas internas que provocaron la caída del califato y la desmembración de al-Andalus en numerosos reinos de taifas.
 

jueves, 29 de octubre de 2009

ME FALTAN HORAS

“Al mar le falta siempre una orilla para ser perfecto”.
                                      Andrés Trapiello “El tejado de vidrio”


Noto que enfermo poco a poco.
Dos cuchillos vespertinos clavados en los ojos atravesando los pensamientos hasta la nuca, son la herencia diaria de mañanas de lecturas blogueras interminables.

Gotas de estrés líquido corren por mis arterias y van paralizando mis gestos como juguete al que le falta cuerda.

Los días pasan ante mis ojos como árboles tras la ventana de un coche en marcha, rápidos, desdibujados.

No escribo, y en la repisa de la paciencia esperando vez, me espera Ángela Vallvey detrás de Unamuno.

Necesito que el banco del tiempo me dé un crédito de horas, prometo devolverlo con pingües intereses cuando remita la enfermedad.

Escritos de Baroja, poemas del alma, crónicas playeras, diarios interminables de días infinitos, historias de las historias, trocitos de corazones abiertos, piedras que hablan, viajes fotografiados… ¿cómo no leerlos…, cómo no seguirlos?

Porque los ojos se me achican por momentos, pero el corazón lo noto cada vez más grande… ¿cómo no responder a los abrazos con besos, a los gestos con guiños y al cariño con más besos?

Pretendo entrar en todas vuestras casas, prometo arañar segundos para todos, os tengo presentes, todos cabéis en mi alma, pero mi alma no cabe en un segundo más.

Y si falté algún día a la cita, no guardármelo en el debe, pensad que la fiebre vino acompañada de dolor y el cansancio me llevó a los brazos de Morfeo.

martes, 27 de octubre de 2009

UNA VELITA DE ACEITE


Que son días de encalar sepulturas, limpiar lápidas y pintar barandillas en purpurina.

Que hay que llenar floreros transparentes de agua limpia y habitarlos de gladiolos blancos y crisantemos amarillos.

Que hay que alzar escaleras al cielo donde moran las almas que se fueron y desempolvar los tejadillos rojos.

Que las calles de este pueblo muerto se engalanan con macetas ocres a la luz trémula de las velas y las campanas redoblan al viento.

Que nos reza la parroquia, que nos visitan los amigos, que la familia nos recuerda, que estamos aquí y no nos olvidan.

Que somos los anfitriones de esta fecha, que es nuestro día, que celebramos el día de Todos los Santos, y en la que fue nuestra casa, una velita de aceite alumbra a los difuntos.

Que no es carnaval; y si un aquelarre siniestro llama a mi puerta la madrugada del 31 -“caramelos o susto”-…, saldré con mi farolillo hueco de sandía y les sacaré una fuente de gachas.


Related Posts with Thumbnails