martes, 1 de diciembre de 2009

UNA TERNURA DEL PASADO

Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla
durante todo el año. (Charles Dickens)

Por estas fechas empezaba a recoger cajitas y papeles de colores. Me valía el papel plata de los paquetes de tabaco que la gente tiraba al suelo, los envoltorios de los caramelos, las cajas de cerillas, las piedrecitas con formas divertidas... y todos los hilos, cuerdas y cintas que mi madre barría y yo rebuscaba en la basura, –Mª Elena, no rebusques en la basura, que eso es de guarros-, me decía mi madre.

A partir de ahí, habilidad, paciencia y pegamento IMEDIO, me ocupaban todas las horas libres y parte del resto también.

No era tarea fácil conseguir que todo aquello sacado de los despojos y la broza, se transformara en los adornos de Navidad más bonitos que se pudiese imaginar una niña de ocho años. Bolitas brillantes de celofán, hilos de colores, regalos envueltos en papel de chicle, lazos de seda, figuritas de piedra atados con cintas…

Para Navidad, aquel pequeño y desnudo arbolillo que apenas sobrevivía al frío en el rincón del patio, relucía brillante bajo las estrellas, desprendiendo destellos de luz, todo engalanado, como la Cenicienta en el baile.

Con los años, aún me ha quedado esa ilusión por vestir la casa de Navidad. Para ello siempre cuento con la ayuda de mis hijos desde que eran pequeños.
Disfruto viendo cómo abren bolsas y cajas, sacando figuritas y bolas, y desenredando las cintas de espumillón.

"Coloca ésta ahí","quita la de allí", "trae el camello para acá", "que no, que esa es allí...”

Este año no hay novedades, entre otras cosas porque el lugar destinado al Nacimiento es pequeño y no cabe un pastor más.

Y seguimos con el mismo árbol de ramas verdes, rodeadas de espumillón dorado y bolas rojas, que aunque nos acompaña desde hace muchas Navidades, consigue, año tras año, traer a mi memoria el recuerdo de aquel arbolillo, bajo la escarcha, en el rincón del patio.


32 comentarios:

  1. El espiritu de la navidad que mientras preparas el arbol con la ayuda de tus hijos disfrutas y le transmites para que lo sigan, no hay que perdere esta tradicion ni otras que tenemos.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  2. Claro Mari, y más en estos tiempos en que se están persiguiendo nuestras costumbres, nuestras raíces, nuestra cultura cristiana.
    Un beso y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  3. Hola Elena!! Qué lindos recuerdos!!Me encantó. Gracias por compartirlo, me hiciste viajar a mis recuerdos amiga.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  4. Elena muy bien por tu relato, que no falte la ilusión un año más eso es lo que cuenta, que más da que sea más grande o tenga más cosas lo importante es que estemos juntos y hay ilusión por nuestras tradiciones.

    Besos y no pierdas nunca esas ganas de vivir.
    Adelaida

    ResponderEliminar
  5. "Y seguimos con el mismo árbol de ramas verdes, rodeadas de espumillón dorado y bolas rojas, que aunque nos acompaña desde hace muchas Navidades, consigue, año tras año, traer a mi memoria el recuerdo de aquel arbolillo, bajo la escarcha, en el rincón del patio".
    Que lindo lo cuentas Elena. Yo también he hecho durante años los adornos del arbolito. Ahora como dices el espacio se ha reducido y en vez de nacimiento pongo el árbol y el Misterio. Y espero con cariño a los nietos que vengan a verlo y descoloquen todo. Esa es otra alegría.
    Tu entada esta llena de bellos recuerdos a los que me sumo, y espero que podamos seguir disfrutando de estas fechas, que como bien apuntas en los tiempos que corren no lo se.
    No se si se ha repetido el comentario, al enviarlo me salió un mensaje de error. Si así fuera borra este último.
    Un beso Elena me voy con muchas imágenes virtuales en mi retina.

    ResponderEliminar
  6. Gabriela, siempre me alegro de que los recuerdos que traigo al blog sirvan para avivar los vuestros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Adelaida, me gusta verte por aquí compartiendo recuerdos.
    Las Navidades siempre dejan en todos los niños hermosos recuerdos que, al evocarlos de mayores, vuelven renovando ilusiones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Sí, Katy, al igual que tus nietos, mis hijos cuando eran pequeños no dejaban títere con cabeza. Un día estaba el pastor cerca del río, y al otro adorando al Niño; no dejaban nada quieto. Y no veas cómo volava la nieve de corcholina con sólo acercarse y respirar.
    Siempre son bonitas estas fechas para los niños. Creo que sin ellos, no tendrían sentido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Lo mejor de las navidades son siempre los preparativos : adornos, montar el árbol, las luces, los aderezos que de desde niña confeccionas, etc.

    Para mí siempre el mejor día de las navidades ha sido el día 21, día en que nos daban vacaciones navideñas en el colegio y veías próximos los días de estar con las caras alegres de todos los familiares y amigos.

    He estado observando las fotos de Nueva York, perdón quería decir Nueva Carteya, y teneís un pueblo precioso con esos parques y plazas de palmeras, esas calles en cuesta, y la bonita iglesia.
    Buen y bonito sitio para vivir siempre y cuando los vecinos sean como tú, Adelaída, Lola y las demás que conozco del Blog.

    ResponderEliminar
  10. Coincides conmigo, Tella. Siempre digo que lo mejor de cualquier festejo son los preparativos de los días anteriores, la ilusión por los días próximos. En concreto, para Navidad, se suelen tener muchas espectativas, reuniones familiares, regalos..., aunque luego sea muy posible que el cuñado se pelee con la cuñada, el regalo te desilusione, etc.
    De todas formas son días muy importantes para mí, porque lo que más me gusta en el mundo es una reunión familiar.

    Me alegra que te hayan gustado las fotos de mi pueblo, es tan bonito como sus gentes, jeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Elena...

    Que hermosura lo que escribiste, ese viejo árbol que siempre estará en nuestros corazones. Esos que ya no están, pero son como el árbol, siempre alumbrarán en nuestra alma...

    Un beso y que tengas una dulce semana.

    ResponderEliminar
  12. Qué bonito giro le diste a mis palabras Félix.
    En definitiva, aquel arbolillo representa todo lo que fue y hoy no está. pero como bien dices, siempre alumbrará en nuestra alma.

    Besos, paisano.

    ResponderEliminar
  13. Joooovaaaa...!!!, entre tú, el Tella, el Paco,
    Adelaida, José Alfonso y algún que otro liillo
    más que tengo por ahí..., me tenéis con la lengua como un zapato!!!.
    Desde luego que cuando le metéis el turbo, no esperais a nadie, cooñoooo!!!!.

    Por cierto Tella..., mi pueblo es precioso y sus gentes..., maravillososas!!. Acertaste!.
    El Norte..., un encanto!!. Lo añoro!!!.


    Y bueno..., vamos a la Navidad, que me pierdo y no me encuentro (eso quisiera yo..., perderme y noaparecer!!)!.
    El relato, encantador amiga Elena!, sabes que ya lo conocía.
    Ya entramos en el mes de Diciembre y empezamos a advertir el ambiente navideño. A mí me encanta!!.
    Ya en éstos días sacaré el árbol, lo adornaré..., sacaré el Belen y todos sus aderezos y a ver si me animo y tengo tiempo de montarlo y no lo vuelvo a empaquetar como el pasado año!!!.

    Lo que más añoro en éstas fechas son aquellas reuniones familiares con toda la familia. Ahora me falta familia, las reuniones no son iguales; tengo a mis padres, hermanos, sobrinos..., tengo a mi hijo..., pero me faltan los abuelos y, sin ellos la Navidad no la siento igual, no la disfruto como la disfrutaba..., y lo dejo por que las lágrimas me invaden y ya no puedo más!!!!!.


    Os quiero. Besos!!!.

    ResponderEliminar
  14. Lola, de mí no te quejes que escribo poco, ríñele al Tella que a veces publica dos entradas en el mismo día, ése sí que nos tiene con la lengua en los zapatos, jajaja...

    Entrañables fiestas, y lo importante no son ni adornos, ni regalos, sino reunirse con amigos y familia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Pido disculpas a quien se entretuviese en leer la alerta que publiqué en mi blog. Advertí acerca de un posible virus informático. Al parecer, la noticia es falsa –según se informa en la red- y carece de fundamento. Quise ser precavido. Copio este mensaje y lo remito a todos quienes visitaron el post.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Más vale así, José Alfonso.
    De todas formas, gracias por todas las molestias que te estás tomando entre una cosa y otra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. hola AMIGA ELENA. Sobre la Navidad me parece que comentamos el otro día, algo. Pero hoy, te diré que hemos estado montando el belén en mi casa. Hemos echado unas horitas en crearlo. Quizás ,mañana, ponga algunas fotos para que observes como quedó. Amiga, tu eres la primera en saberlo. A mi, me gusta este año, pues lo hemos ampliado porque hay más figuras que gente en el metro, en hora punta. jajajajaja. Exagerado ,verdad. Ha sido una tarde muy graciosa: mi hermano Eladio, queriendo ponerlo de una manera, mi cuñada no le gustaba, yo decía otra cosa, mi sobrina queriendo colocar los animalitos y mi madre , tambien dando su opinion. Y otros que se marcharon. Aquello parecía una casa de locos. jajajaja. Pero ha sido muy divertido.
    Elena, aunque queda mucho, espero verte en Navidad. un beso RESALA. JAJAJAJAJA.
    Un beso amiga, kuidate y sé feliz en estos dias previos a la Navidad.

    ResponderEliminar
  18. que bonita época.. aún me queda un poco de humor por la navidad ..aunque cada año es menor... te envío un beso.

    ResponderEliminar
  19. Bellos recuerdos, Elena y todavía más importantes porque ahora los sigues viviendo y recordando con tus hijos. Eres afortunada y me alegro mucho de así sea.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Hola Elena.

    Siento llegar tan tarde, pero... ya sabes ¡el trabajo y la falta de tiempo para lo que me gusta!

    Tu escrito me ha transportado al hueco de la escalera de mi casa.

    Mi hermano mayor siempre colocaba allí el árbol y lo amarraba disimuladamente a la baranda, para que no se cayera.
    Las bolas eran de cristal y se rompían fácilmente, no como las de ahora, que son de plástico y hasta botan, pero aquellas eran mucho más bonitas.

    Yo sigo manteniendo la tradición del árbol y el belén precisamente porque viví aquella ilusión mágica que envolvía mi navidad cuando era una niña, y quiero darle esa misma satisfacción a mis hijas. Lo he querido desde que eran pequeñas.

    Muy bonito y entrañable tu relato, como siempre, mi buena amiga.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Paco, precisamente, lo que cuentas es lo más divertido. Los preparativos, las compras, regalar, las reuniones..., luego todo pasa y nos deja un sabor agridulce, como si esperásemos más.
    Lo importante es mantener ese espíritu.

    Un beso, ya nos veremos.

    ResponderEliminar
  22. Zully, levanta ese ánimo, que te noto un tanto "agachaílla", disfruta de las fechas que se avecinan con la familia y verás cómo te sientes mimada por los tuyos.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  23. Fernando, al fin y al cabo, en Navidad casi todo se hace por los niños, aunque los míos ya van siendo mayorcitos, jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Adelaida, no te justifiques, lo imagino todo, esta locura acabará con nuestro corazón de un ataque de estrés, jajaja.

    Todos esos recuerdos que nos devuelven aquellas Navidades de cuando éramos niños, deben darnos las fuerzas para devolverlas a nuestros hijos, aunque estemos desganados, nuestros hijos merecen vivirlas con la misma ilusión que nosotros.
    Para mí eran unas fechas muy especiales, y aunque ahora no lo siento igual, hago lo posible por reavivar aquellas emociones por ellos.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  25. Lo mas bonito es la preparacion, las compras, que haremos este año de comida, cuantas personas estaremos reunidos, los niños los recien llegados, es algo que me gusta mas que el dia en que ya todos estamos sentados comiendo o cenando, brindado por los que estamos como por aquellos que ya no estan pero que los tenemos bien cerca.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  26. Efectivamente, como has dicho, creo que lo mejor son los preparativos. Luego se pasan esos días y en realidad disfrutamos de ellos menos que de las vísperas.

    Un besito Mari.

    ResponderEliminar
  27. Adoro la creatividad y echo en falta tener algo de talento. Los mejores regalos son los que fabrica uno mismo; los mejores juegos, los que se inventan sobre la marcha.

    Poner nuestra alma, nuestro corazón, le da mucho más valor y hace que los demás lo aprecien más.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Hola Tawaki.
    Yo también adoro la creatividad, ya me gustaría tener ahora la que tenía de niña.
    Gracias por tu visita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Me has emocionado, Elenísima. En Venezuela, desde finales de noviembre, todos nos poníamos navideños, y preparar los adornos y poner el arbolito era una fiesta grande, entrañable.
    este año he recuperado un poquillo de aquella ilusión (ya te contaré por qué la había extraviado) y mi casa está llena de Navidad desde el domingo pasado

    Van otros dos besotes, avenida pa'rriba!!!

    ResponderEliminar
  30. Azul, a mí siempre me ha gustado la Navidad, pero hasta que no pasa el puente de la Constitución, no cuelgo ni una bola. Y me pone de mala leche oir villancicos en Noviembre. A ver, rarilla que es la niña, jajaja...
    Y además, el mismo 7 de Enero, lo recojo todo.

    ¡Besos van "pabajo"!

    ResponderEliminar
  31. Elena otro relato que me ha transportado años atrás, que bien los cuentas hija, el árbol, el nacimiento, los adornos merece la pena ponerlo todo bien bonito y en familia, disfrutando el momento, me alegro que así lo hagas cada año. Un besito.

    ResponderEliminar
  32. Cordobesa, me temo que al final os voy a aburrir con mis nostalgias.
    Gracias por tus palabras siempre generosas.

    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails