martes, 2 de febrero de 2010

A VECES UN SEGUNDO ES LO PRIMERO

"La madurez del hombre es haber recobrado la serenidad con la que jugábamos cuando éramos niños."
                       Friedrich Nietzsche 


 Hoy es un día muy especial para uno de mis hermanos. A pesar de ser el primero en nacer se llama Segundo, nombre muy habitual en mi familia, pues mi abuelo materno se llamaba así y de cada uno de los ocho hijos que tuvo, nació un nieto con su nombre.

Ahora podría contaros que mi hermano es una persona muy seria y de cabreo fácil, pero el papel me llama a recordar aquellos días en que no nos importaba cumplir años y vivíamos en un mundo azul transparente…

Lo nuestro eran las peleas fraternales continuas, incluídos puñetazos y la torcedura dolorosa de algún dedo. Por supuesto yo acababa llorando y mi padre regañando a mi hermano, independientemente del lado en que estuviese la razón. Alguna ventaja tenía ser la pequeña de la casa, aunque sólo me duró nueve años, los que tardó mi hermano pequeño en nacer.

Lo cierto es que a pesar de nuestras discusiones, no podíamos estar el uno sin el otro y el otro sin el uno, éramos pequeños cómplices que se aliaban para cualquier demoníaca invención. Por aquel entonces no nos llamábamos por nuestros nombres, él era “el niño” y yo “la niña”, y cuando llegábamos a la casa, lo primero que hacíamos era preguntar por “el niño” o por “la niña”, según el que faltara.

Recuerdo que el mejor momento que pasábamos juntos era aquél en que estábamos solos en el piso, y los armarios y los cajones nos llamaban para registrarlos hasta los más recónditos rincones.

Era alucinante ver la facilidad que tenía para subir al techo del armario de mamá en busca de algunos Reyes Magos escondidos, mientras yo esperaba abajo, impaciente porque me contara lo que había visto allí arriba, en el techo del mundo; o la cantidad de artilugios que sacaba de los cajones del aparador, que aunque siempre eran los mismos, para nosotros adquirían formas y colores diferentes cada vez que salían de su escondite. Abría los cajones como quien espera que algún mago los llenase de cosas nuevas todos los días para que nosotros las descubriésemos, como hacían los exploradores en selvas y tierras lejanas.

Yo siempre lo admiré, era mi hermano mayor, y ese hecho me hacía sentir protegida, no sabría decir de qué, pero así lo sentía.

Fuimos creciendo y nunca tuve problema en contarle mis cosas de adolescente, él siempre estuvo ahí, escuchando, apoyando y haciendo que jamás echara de menos a la hermana que no tuve.

Hoy somos dos personas de esas que se llaman adultas, con problemas e intereses de adultos que ya no viven en un mundo azul transparente. Y aunque el paso de los años alargó los lazos que nos unían, jamás se llegaron a romper.

Hoy cumple años, no tengo regalo para él, sólo quiero decirle:

“Niño, la niña te quiere mucho”.

75 comentarios:

  1. Cuñada...cuántísima emotividad...cuántísimo cariño. Felicidades a tu hermano!!

    Una foto preciosa...
    Muassssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Cuñáaaaaa.....¿estabas detrás de la puerta? jajaja....
    Qué rapidez, chiquilla.
    Yo le daré un besito de tu parte.

    Besos para ti.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito regalo, Elena!
    Me has emocionado, cielo!
    Y sólo decirte:
    "Niña, díle al Niño que Felicidades"
    Besos, preciosa

    ResponderEliminar
  4. Gracias Emibel.
    Le daré besos por la mañana, ahora lo dejaré que duerma, jeje.

    Besos para ti, guapa.

    ResponderEliminar
  5. aiiiiii que bonito recordar esos momentos de la niñez y esos lazos tan fuertes, me has emocionado mucho Felicidades a ese "niño" que no dudo que a pesar de ser adulto, siga siendo un niño.

    Y mira por donde ya he descubierto quien es la cuñá de ana jajajaja.

    Besitossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. El amor es el mejor regalo que puede recibir alguien, Elena, así que tu hermano será feliz.
    Una vez más, tus recuerdos son entrañables y disfruto con ellos.

    Siguiendo la costumbre, te dejo uno mío.
    Mi hermano y yo nos llevamos un año y soy la mayor. Siempre juntos, yo era tranquila, más él, ¡ay!, no paraba un momento. Se empeñaba en luchar y como no le hacía caso, se me tiraba al cuello por la espalda. , me inclinaba hacia adelante y lo hacía caer sin esfuerzo.

    Entonces se ponía a berrear: "¡Mamaaaaaaaá, Teresa me ha tirado al suelo!". Y ya estaba mamá riñéndome a mí... ¡Qué cruz! :D :D :D

    Sobre la manera de llamarnos, cuando nací yo, mi padre me llamaba Cucona, pero al nacer él pasó a ser Cucón y yo recuperé mi nombre de pila, je je je...
    Hoy día, sus amigos le conocen como Cuco porque se siente orgulloso del apodo. Aunque lo haya retocado un pelín ;D

    Besos para la niña y el niño.

    ResponderEliminar
  7. Hopla Elena!! El mejor regalo amiga, el cariño. Esos recuerdos hermosos de la niñez tienen un valor incalculable.
    Besosssss. A tu hermano también.

    ResponderEliminar
  8. Hola Elena, felicidades en el recuerdo para los dos y que lo celebréis con alegría. Yo solo tengo una hermana y desde luego las peleas no eran frecuentes porque ella es la dulzura personificada y dos no pelean si uno no quiere. Y en las travesuras imágina quién llevaba la batuta...
    No conozco unos hermanos que no se hayan peleado. Es un mundo en dónde el amor y el odio juegan al escondite. Y termina triunfando el amor. "A mi hermana ni me la toquen"
    Besos y me ha encantado recordar de tu mano

    ResponderEliminar
  9. Sé de lo que nos hablas hoy, también yo tuve un compañero de juegos y travesuras de sangre con el que aprendí a dar los primeros pasos en esta vida. Un bonito homenaje a tu hermano; espero que cumpla muchos máa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Doña Elena, cada día te superas en el relato corto e interesante. Se hace corto leerte. Y me admira la memoria que tienes de cuando eras niña.

    Esos lazos infantiles suelen ser el lazo más fuerte existente entre personas. Aunque se viva de adultos en lugares muy distantes.

    Vuelvo a sentirme a gusto conmigo mismo después del balsamo de tu narración. Llevo una temporada con ataques histéricos de un trío de fanaticos religiosos, y necesitaba bajarme del cabreo interno.

    Gracias, Elena.

    ResponderEliminar
  11. Elena, es una suerte para tu hermano tener una hermana como tú y estoy seguro que para él es lo mismo respecto a ti. Así que mi felicitación a ambos.

    Yo soy el pequeño y me hubiera encantado tener una hermano mayor, pero me tuve que conformar con todo chicas y tampoco me ha ido tan mal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mar, hoy felicitaré a ese niño de parte de todos los blogueros, jajaja...

    Y sí, mi cuñá es Analaprof, una persona a la que también quiero mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Leona, creo que todas las relaciones fraternales más queridas son las que se basan en las peleas y posteriores reconciliaciones.
    ¿Tú has visto alguna vez a unos hermanos que no se peleen?
    Ahora que caigo, mis hijos se deben querer una "jartá", jajaja...

    Besos para ti.

    ResponderEliminar
  14. Gabriela, sin duda, el mejor regalo es el cariño que se demuestra.
    Mi hermano y yo, aún discutimos bastante, pero el enfado nos dura sólo el momento de la discusión. Ahí queda hasta el próximo atranque.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  15. Katy, no sé, dudo quién llevaría la batuta en las discusiones, jajaja...
    ¡Pobre María! jajaja...

    Te digo como a los amigos que han comentado antes, no conozco una buena relación de hermanos sin que se hayan peleado.

    Besos guapísima.

    ResponderEliminar
  16. Mercedes, es casi imposible pasar la mayoría del tiempo con alguien sin que existan discrepancias. Lo bueno es que al final, por muchas discusiones que se tengan, el cariño es lo que queda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Tellagorri, menos mal que se os hace corto leerme, si fuese al revés, cerraría el chiringuito.
    Siempre digo que lo mío a la hora de escribir es la brevedad.
    Sí, tengo una gran memoria, pero es que mi niñez fue ayer, jeje.

    Para relajarme mantengo este blog sin pretensiones. El tuyo es crítico, mordaz y desenmascarador, ahora te toca aguantar a los que se ofenden.
    Parece que ahora eres tú el que tiene las isobaras en la thermomix, jajaja...

    Vente por aquí cuando quieras, aunque sea para escuchar un poco de música.
    Gracias a ti por estar.

    ResponderEliminar
  18. Fernando, juraría que todos en mi familia estamos orgullosos de tenernos los unos a los otros. Conocemos nuestros defectos pero forman parte de nosotros, y así nos queremos.

    Yo no tengo hermanas, pero mis dos hermanos han hecho que no las eche de menos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Elena...

    Que bonito, no hay nada como acordarse de los seres queridos y revivir esas vicencias del pasado, que a ti, por cierto, se te da tan bien. Que dios te guarde la memoria, porque vaya cerebro tienes.

    Un beso paisana, y gracias por tu apoyo en las votaciones.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Félix, la verdad es que no tengo que hacer verdaderos esfuerzos para recordar, lo tengo todo muy vivo en la memoria.
    Tampoco es mérito mío, sólo me limito a contar lo que me bulle en la cabeza.

    Gracias a ti, te mereces muchos votos.

    ResponderEliminar
  21. Muy buena la frase. Me imagino perfectamente vuestra relación, porque se parece mucho a la que tengo con mi hermana. Que cumpla muchos años más.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Hola Tawaki.
    Es lo que yo digo, una buena relación con los hermanos es la que se fortaleció con las peleas en la niñez.
    Por cierto ¿a qué frase te refieres, a la de Nietzsche? Buena frase.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Hay que darse cuenta de cuántos Segundos llegaron los primeros!! Yo tengo uno en casa, je je... tú me entiendes.

    Este mañana estuvo "tu" Segundo en mi librería. De haber sabido que era su cumple, lo habría felicitado, aunque la verdad sea dicha, hoy lo vi bastante alegre, y eso es bueno, sobre todo el día del propio cumpleaños.

    Supongo que este regalo que le haces será muy especial para él. Creo que es el mejor que podrías dedicarle.

    Un beso y... felicidades, Segundo.

    ResponderEliminar
  24. qué hermoso es tener hermanos, disfrutarlos y amarlos como lo haces tú!!!

    Yo soy la mayor, y soy como que el ejemplo de mis hermanos, y los adoro!!! me encanta la complicidad y el amor que nos tenemos.. estoy segura que conforme pase el tiempo seguiremos queriéndonos tanto como tú con tus hermanos...

    Felicidades!!

    ResponderEliminar
  25. Adelaida, si lo viste contento será porque no le afectó cumplir años, jajaja...
    Yo también lo noté por teléfono contento, mejor así.

    Besos para ti.

    ResponderEliminar
  26. Cuetzpallin, siempre he creído que ser hijo único es un poco triste.
    Es bonito compartir juegos y peleas con los hermanos, al final, son cosas que acaban uniéndonos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. ¡Hija mía!, ¿pero tu que comes para tener esa memoria?, yo solo recuerdo cuando empuje a mi hermano pequeño contra el marco de una puerta y le deje una buena cicatriz en la frente (aún visible hoy en día), o cuando le tire un mando a distancia a mi hermana a la cabeza... Que le voy hacer de aquellas no podía controlar mi genio.


    Como siempre me lo pase genial leyéndote. ¡Felicidades a tu hermano!

    Y mil beeeesos para ti.

    ResponderEliminar
  28. Javier, me parece que has sido un niño muy pero que muy malo.
    Mi hermano me tiró un portafolios y me dio en toda la boca, y sólo por tararear a Chopin, jajaja...Me decía ¡cállate! y yo seguía, y él ¡que te calles! y yo dale que te pego, uno frente al otro, hasta que me lanzó el portafolios. Y se acabó Chopin, jajaja...

    ¿Sabes? echo unos cuantos rabos de pasas a los potajes.

    Besos para ti, salao.

    ResponderEliminar
  29. ¡Ainssssss! ¿Y te parece poco regalo? ¡Yo quiero una hermana así! (Es que no tengo ninguna)

    Besos, Elena.

    ResponderEliminar
  30. Onminayas, desde ahora mismo me declaro tu hermana virtual. ¿Te parece?

    Un montón de besos.
    Ah, Lola, una amiga que suele comentar aquí y es de Carteya, conoce a los dos chicos que me comentaste. Dice que uno es enfermero y trabaja en Cabra o en Córdoba y que la tienda se mantiene en pie.

    ResponderEliminar
  31. Gracias por el parentesco y por la información, hermana.

    Y un beso a Lola, pero que se informe mejor, que sólo a acertado en lo de la tienda, jajajaja...

    ResponderEliminar
  32. hola , elena.
    Tu hermano es una maravillosa persona una vez que lo tratas y lo conoces. Es un hombre educado, correcto y con el que puedes aprender cosas, siempre ha sido un placer juntarme con él y tomarnos una cerveza y hablar de miles de cosas.
    Felicidades para tu hermano desde tu blog
    Elena, eres puro corazon al mostrar esta maravillosa entrada dedicada a tu hermano. besos

    ResponderEliminar
  33. Onminayas, en cuanto pueda le echo a "la Lola" una "reñiúra", para que se informe bien de las cosas, jajaja...

    ResponderEliminar
  34. Gracias Paco, por las palabras que le dedicas a mi hermano.
    ¿Hablar de cosas con unas cervezas? Hay que ver la de temas que saca un hombre en la barra de un bar, jajaja...
    Mi madre, cuando llega de la calle le pregunta ¿ya arreglaste el mundo? jajaja...

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Que entrañable relato Elena, y que bién lo describes.

    Un beso para la niña, y felicidades para el niño.

    ResponderEliminar
  36. Gracias Maripaz.
    Un beso para ti también.

    ResponderEliminar
  37. Elena guapa, en mi casa hay un regalito para tí, ;)

    Besitosssssssssss

    ResponderEliminar
  38. Elena es hermoso tener hermanos, yo tengo cuatro, y te puedes imaginar cuando nos criábamos el jaleo que había en mi casa y a mi pobre madre poniendo orden. Entre hermanos se puede discutir y decirse cosas que luego no concientes que nadie diga delante tuya, porque los enfados entre hermanos pasan pronto. Cuando ya somos mayores duran un poco más…. pero siempre estamos ahí los unos para los otros.
    Seguro que formáis un buen trío y tus padres estarán felices de veros unidos. Te quería decir que yo a mis nietos, tengo la costumbre de llamarlos “el niño” o “la niña” en lugar de por sus nombres.
    Un abrazo amiga y felicidades para Segundo

    ResponderEliminar
  39. Muy buen regalo de cumpleaños este homenaje

    ResponderEliminar
  40. Gracias Mar, ahora mismo voy a recogerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  41. Cordobesa, claro que me lo imagino. En mi casa somos tres hermanos, pero nos juntábamos con los primos en la huerta(casa de mis abuelos paternos)y no veas la que liábamos. Aunque como estábamos en el campo, no dábamos mucho "por saco".

    Besos.

    ResponderEliminar
  42. Gracias Jesús, por tus palabras y por tus visitas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Holaaa, hoolaa...!!.

    Creo que llego tarde, amiga Elena, pero bueno, dice un refrán que "nunca es tarde si la dicha es buena"!!!.
    Me lo felicitas y le zumbas un un tremendo beso!!!.

    Yo soy "rica" en hermanos (suerte que tiene una!!) y, los quiero un montón!!!.

    Precioso relato (como todos) y no..., no me riñas que la información que dí era cierta y sigue siéndolo porque para cercionarme de lo que decía, pregunté a mi madre (que es amiga de sus padres) y me lo confirmó.
    Son tres hermanos, Antonio, Julio y Francisco Morales Trillo.
    Al que menos veo es a Julio por que vive fuera (no sé exactamente dónde), pero si puedo decir que trabaja como enfermero o algo relacionado con la Sanidad. En alguna ocasión trabajó como ATS o enfermero en Centro Médico de Carteya.


    Un abrazo. Un besote!!!.

    ResponderEliminar
  44. Es un gran regalo. Y más lo es que puedas tenerlo 'a mano' y contar con él para todo. Mis hermanos están desperdigados y rara vez coincidimos (sobre todo con mi hermano Juan Miguel, que también lleva el nombre del abuelo carteyano, igual que hay otros nietos que se llaman Miguel, nacido de cada hijo). Eso no quiere decir que no nos queramos, pero a veces echo de menos nuestra niñez, cuando estábamos juntos y nos peleábamos por cualquier cosa, como buenos hermanos que éramos :)

    Felicidades, pues, aunque sea con un día de retraso :)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  45. Tu escrito me conmovió sobremanera, es una belleza. Me tocó el corazón bien de cerca.

    Gracias Elena.

    Saludo y beso.

    ResponderEliminar
  46. Lola, da igual tarde o temprano, lo importante es que siempre estás. Y yo te lo agradezco con el corazón.

    Está bien ser rica en hermanos, eso significa que eres rica en afectos.

    En cuanto a esos chicos, tú sabrás, porque yo no tengo ni idea de quíenes son. Tú y "el Onminayas" los conocéis mejor que yo, por lo visto. A ver si al final los conozco y mando saludos al Onmi.

    Besos para ti, guapa.

    ResponderEliminar
  47. Mª Carmen, es una pena que estéis tan lejos unos de otros, yo no vivo en Carteya, pero Córdoba está muy cerca y los veo con asiduidad.

    Lo de los nombres se daba antes mucho, y si tenías la desgracia de que tu abuelo se llamase Petronilo, allá que te encasquetaban el nombrecito, jajaja...

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  48. Gracias a ti, 1600.
    Ya te agradezco tu vitita, cuanto más si te ha tocado el corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  49. Hola, Lola, paisana.

    Julio es celador, y vive y trabaja en el Centro de Salud de Lucena I. Antonio también es celador. Los conozco desde hace años, porque he trabajado muy estrechamente con ellos. La mujer de Antonio es la que lleva la tienda en Carteya; quiero recordarla, porque habremos coincidido en alguna boda en Lucena o en alguna comida de empresa.

    Gracias por tu interés, Lola. Sólo quería saber si Elena los conocía para mandarles un beso a través de ellos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  50. El mejor regalo Elena, un te quiero, sobre todo cuando te da la sensación de que lo mejor no se ha escrito, y con tinta que puede ser tu sangre.

    Un abrazo.

    Luis

    ResponderEliminar
  51. Mi querido Onminayas, al final los conoceré, tarde o temprano acabaré mandándote yo,
    besos con ellos, jajaj...

    Ainnnssss...., es que nos pensamos que "to" el que trabaja en un centro médico es ATS o médico, jajaja...

    Más besos.

    ResponderEliminar
  52. Luís, siempre he creído que los "te quiero" hay que decirlos y no guardarlos para nosotros, porque nadie se entera de lo que pensamos si no lo decimos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  53. LLevo tiempo sin pasar por aqui y me encuentro con esta entrañable entrada. Me parece estupendo que digas esa bonitas cosas de tu hermano. A veces me gustaria que mi hermano fuera mas cariñosa conmigo :(
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  54. Mª José, las relaciones entre hermanos son así de raras. No expresar los sentimientos abiertamente suele ser lo normal, y eso no significa que no nos queramos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  55. ¡¡¡que maravilla de post nos dejas contando la vida de niños de tu hermano Segundo y tú!!! mira me nas hecho recordar mi hermano y yo de pequeños ...yo soy dos años mayor y era la mandona pero jugabamos a veces ...a casitas y muñecas y otras al futbol y yo era la portera y ponia perdido el uniforme del colegio tirada en el suelo del jardin...a cocinitas ...en fin a todo juntos hasta empezar a la Universidad ...hoy el es Filósofo...hace periodismo y escritor de prosa y yo poesia.
    en fin seria largo de tanto que me ha llegado tu relato familiar.
    BESOS
    Marina

    ResponderEliminar
  56. Me alegro Marina, siempre es bonito recordar esos momentos tan especiales para todos en los que éramos unos niños, y nuestra única preocupación era jugar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  57. Que tierno es recordar tiempos donde hay complicidad por la union de dos hermanos, sabes yo al ser la mas pequeña con mucha diferencia del resto hermanos no tuve un compañero/a de juegos dentro de casa, pero descubrir otra ventaja...que al ser la peque llorando conseguia todo de mis hermanos grandes...ja ja ja
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  58. Bueeeeno, bueeeno..., tampoco me equivoqué tanto, "Omnimayas"!!.
    Sabía que en algo de la Sanidad trabajaba el tal Julio, pero no sabía exactamente en qué, y al final era celador.
    Algún tiempo trabajó en el Centro Médico de Carteya y, pensé que sería Auxiliar de Enfermería o ATS por que por aquí, suelen haber pocos celadores, pero bueno..., asunto resuelto, si es celador..., pues celador es!!!!.

    Un abrazo, paisano!!!.
    Otro para tí, Elena.

    ResponderEliminar
  59. Mari, siempre he dicho que ser el mayor o ser el pequeño tiene sus ventajas. El mayor es el que manda y al pequeño se le consiente todo. Lo malo es ser el del medio, que ni pincha ni corta.

    Besos Mari.

    ResponderEliminar
  60. Lola, eso pensé yo, que no ibas tan descaminada, al fin y al cabo se trata de algo relacionado con la sanidad.
    Bueno, una vez aclarado todo te digo:

    ¡¡FELICIDADES!! Y que cumplas muchos más.

    Besos apretaos.

    ResponderEliminar
  61. Y tú que es, que no te puedes callar...???.
    Paaasssssa naaaaaaaa..., ya se está acercando el tuyo, cuando llegué..., no quedará nadie sin enterarse..., ¡¡¡¡CASCARILLA!!!!.

    GRACIAS..., muchas GRACIAS, Elena.
    Una que ya se está haciendo mayor..., qué le vamos a hacer...!!??.
    La Víiirgeeen, el Hiiijo, el Paaadre, el Espíiiiritu Santo y las moooonjas clarisas..., como pasan los años!!!. Caaaaagoendieeeeeeezz!!!.

    Besos para tí, amiga mía.

    ResponderEliminar
  62. Hola, Elena. Disculpa, he borrado mi entrada y tu comentario en mi blogs. No consigo que quede bien. Mñana supongo que lo conseguiré.

    Gracias y disculpa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  63. Que belleza!!! Me hiciste volver a mi infancia y recordar a mis hermanos...
    Mil gracias.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  64. No pasa nada Fernando. Sólo me extrañé y pensé que algo fallaba con la técnica.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  65. Salvador, si esos recuerdos han sido emotivos, me alegro de habértelos traído.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  66. deseo que pases una feliz semana proxima y buen fin de
    besitos
    Marina

    ResponderEliminar
  67. Gracias Marina, igualmente para ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  68. Hay regalos que no tienen precio. Hay regalos que uno siempre le gustaría recibir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  69. COMENTRARIO EN MI BLOG:

    Queridos amigos:
    Habitualmente me gusta ir contestando a vuestras visitas y comentarios con mis visitas y comentarios. Últimamente no lo estoy haciendo y creedme que no es por voluntad sino por falta de tiempo.
    No sé que está pasando últimamente con mi vida que si atiendo a mi familia como se merecen y, aunque sean tonterías, a las visitas médicas que tanto yo como otros componentes de ella vamos necesitando y que también nos merecemos, nietos, hijas y demás, el día se va en un abrir y cerrar de ojos.
    Espero que cuando notéis mi ausencia, nunca penséis que es falta de atención o cariño hacia todos vosotros y sí a la rigidez del tiempo que es insobornable y no se deja manipular.
    Un afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar
  70. Juan, bonitas tus palabras, pero tener hermanos ya es un regalo.

    Gracias por tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  71. No te preocpes Juan José, lo del tiempo lo entiendo perfectamente. A mí me persigue por toda la vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  72. Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos...

    Hola Elena
    En mi casa somos tres hermanos, aunque el pequeño llego siendo yo una adolescente (catorce años) pero leyendo tu relato he recordado mi infancia junto a mi hermano mayor, nos separan dos años solamente y siempre hacíamos travesuras juntos como buscar juguetes escondidos como vosotros...jajaja.
    También nos llamaban la niña y el niño, supongo que es costumbre en Andalucía (somos de Córdoba), hoy en día para toda mi familia seguimos siendo el niño y la niña en cambio a mi hermano pequeño lo han llamado siempre por su nombre.
    Me ha gustado recordar esto contigo, felicitaciones a tu hermano por su cumpleaños...y a ti por hacerme pasar un buen rato.
    El nuestro se acerca, el mío un día antes que el tuyo, eso tenemos en común...

    Un beso

    ResponderEliminar
  73. Elena, que lindo regalo que le haces a tu hermano. ¿sabes? parece que has descrito mi infancia junto a mi hermana. Emotivo, entrañable y sentido post. felicidades a tu hermano, por cumplir años y por tenerte de hermana. Mil besitos!!

    ResponderEliminar
  74. Sonrisa, ¿cómo sabes cuándo cumplo años? me acabas de dejar con los pies colgando, jajaja...
    ¿eres brujilla?
    Pues sí, prontito los cumplo, veo que hay muchos Acuarios por aquí.

    Me alegro haberte traído algunos buenos recuerdos con tu hermano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  75. Silvia, seguro que tienes muy buenos recuerdos de tu infancia acompañada de tu hermana.
    Por tu blog sé que vuestra relación es estupenda, ¿recuerdas? "a un toque de pared"

    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails