sábado, 17 de abril de 2010

TATUAJES

“No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.”
                                          William Ernest Henley

Yo llevo los tatuajes por dentro, marcados en la piel transparente del alma. Cada historia de (des)amor, todo lo aprendido y lo olvidado, cada alegría y todas las tristezas quedaron tatuadas en los pliegues ocultos de la oquedad de mi pecho. Trenzaron una red que me sostiene los pies en las caídas y a la que me aferro para remontar las subidas.

Es extraño mirarse hacia dentro y comprobar que fueron muchos los aciertos, pero también los caminos equivocados que elegí, que hay heridas que aún escuecen a pesar de que ya no sangran y sólo quedan como una (fea) cicatriz tatuada.

Reparo en el peso que me agacha los hombros y caigo en la cuenta de los kilos y kilos de madurez acumulada con los años, y que a veces hago saltar por los aires en momentos deseosos de insensatez y de locura.

Y aún siento una (mal)sana curiosidad por conocer los nuevos caminos que me tocará serpear, descubrir los puntos de salida y vislumbrar la meta en un horizonte lo más lejano que atisbe mi retina dando unos pasos hacia atrás, porque de lejos se distinguen mejor las formas, y de cerca se aprecian difusas las siluetas.

Sé que (me)quedan muchas emociones a estrenar por tatuar en esta piel curtida del alma, aunque apenas se le esboza un milímetro inmaculado de experiencias entre el polvo acumulado.

Tendré que ir pensando si tatuarme la epidermis.


49 comentarios:

  1. Hola Elena!! Hermoso amiga, esos tatuajes hicieron a la mujer maravillosa que eres. Y seguirá la vida adornando el interios de tu ser porque todavía tienes un largo camino. Me gusta mucho el tetuaje de la alegría, podés pasarme una copia así me la tatuo? jajaja. Maravilloso y lleno de sentimiento amiga.
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  2. Vaya Gabriela, muchas gracias por los piropos.
    El tatuaje de la alegría...ese creo que lo tenemos todos los andaluces, y no es alegría, es...guasa, eso, un puntazo de guasa que tenemos todos los de por aquí abajo.
    Te lo paso por correo electrónico, jajaja.

    Un beso guapísima.

    ResponderEliminar
  3. Doña Elena

    Todos llevamos, menos los necios, los tatuajes de la vida marcados en un fondo invisible pero imborrable, y son los que a veces nos recuerdan los caminos a seguir.

    Me quedo con la frase "porque de lejos se distinguen mejor las formas, y de cerca se aprecian difusas las siluetas."

    Primer Premio de Poetisas en la Cofradia de Abadesas Recoletas de Nueva Carteya.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Tella, menos mal que los "no necios" llevamos un gran saco a la espalda con todos nuestros tatuajes. A veces hay que echar mano del saco como ayuda para el camino a seguir.
    Otros tiran "palante" y tropiezan 100 veces con la misma piedra.

    ...Esto...digo yo...¿tú crees que llegaré a Papisa? jajaja

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo llevo varios "tatuajes" pero de los mismos que tu dices, de cuando niño y era más travieso que Daniel, de los errores cometidos y luego llevo tres en un costado en forma de cicatrices por culpa de un accidente hace años. Lo triste es que en algunos casos esos tatuajes que llevamos no se pueden borrar ni con el mejor láser del mundo.


    Papisa Elena, beso su mano. (Ya sabes, hay que mantener las formas con la Papisa)


    ¡Que coño...! UN BIIIIICO

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, me hubiera gustado verte de pequeño por un agujerito ¡menuda prenda!

    Su Eminencia, ya sabe usted que entre nosotros no hay remilgos, ¡venga bicos aquí!jajaja

    ResponderEliminar
  7. Qué confesión más bonita. A pesar de ser tan delicada por lo íntima, tú, con tu especial y elegante manera de escribir, la has dotado de una exquisitez extraordinaria.
    De veras me ha encantado. No creo que haya alguien a quien los tatuajes le luzcan tan bellos como a ti.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Me pones roja de la vergüenza Mercedes.
    Te agradezco los piropos inmerecidos que me dedicas.
    Ya ves, cada uno lleva sus tatuajes como mejor sabe o puede.

    Un enorme beso.
    PD.- Detrás de esta mujer tan dulce que canta (Sarah Bettens), he dejado varias de Damien Rice pensando en ti.

    ResponderEliminar
  9. Me imagino que esos tatuajes son selectivos porque los mios, a día de hoy, sólo son positivos y agradables, y a lo mejor tiene mucho que ver Galia, mi princesa, y espero que pase mucho tiempo antes de poner alguna muesca desagradable.

    ResponderEliminar
  10. Es lo que te deseo Isra, que las muescas que grabes en tu piel sean siempre positivas y agradables.
    Y por supuesto lo mismo para tu princesa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. "Sé que (me)quedan muchas emociones a estrenar..."

    ...hermosas y esperanzadoras palabras guapa, me ha gustado mucho tu prosa de la vida...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Gracias Sonrisa.
    No sé si esperanza, pero sí debemos tener el punto de mira en el horizonte. No cabe otra.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  13. Hola mi sensible Elena, tus tatuajes te hacen diferente y hermosa a los ojos de los demás. Estás hecha en "serio y no en serie", por eso tus dibujos difieren de otros, ninguno es iguales. Mis tatuajes los llevo en la piel también, en cada arruga que me ha salido a lo largo de la vida y convivo con algunas heridas que me duelen aún. Al final aprendemos de todos nuestros errores, es el precio del aprendizaje.
    Y de los aciertos salen estas reflexiones tan bellas que subes a tu blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Los tatuajes no me gustan nada, son antiestéticos y algunos horrorosos, me refiero claro a los tatuajes que se hacen en la piel, esta moda tan atroz. Luego los otros tatuajes los que te va dejando la vida, esos, son según y como te vengan, algunos dejan una grata huella de felicidad y otros heridas incurables.
    Esperemos que nuestros corazones, se vayan tatuando en los años que aun nos quede por vivir, de dibujos brillantes, que tapen los feos momentos que el destino nos tiene guardados.
    Como siempre ha sido un placer leer tu post.
    Un enorme abrazo Elena.

    ResponderEliminar
  15. Katy, tus tatuajes internos deben ser dignos del guión de una película. Y los externos muestra de una vida larga e intensa.
    Desde luego, de los fracasos siempre se aprende, suelen ser mejores lecciones que los triunfos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  16. Cordobesa, a mí tampoco me gustan los tatuajes, los considero antiestéticos y poco higiénicos, pero qué le vamos a hacer, hay gente "pató".
    En cuanto a los que la vida nos va tallando en el alma, estoy totalmente de acuerdo contigo, esperemos que los que queden por dejar su huella sean positivos.

    Un beso Luisa.

    ResponderEliminar
  17. Elena...

    Todos elegimos caminos equivocados en esta vida, no somos perfectos. Algo que es muy cierto es cuando te refieres a las cicatrices que ya no sangran. Ahi están, en el alma, indelebles, sin sangrar, pero permanentes en la memoria, ya forman parte de nuestra historia vital y eso es imborrable para bien o para mal.

    Un beso paisana

    ResponderEliminar
  18. Queramos o no, así es Félix.
    Al fin y al cabo esas cicatrices forman parte de nosotros, de nuestra vida, y es muy probable que hayan ayudado a moldear nuestra personalidad.

    Un besote paisano.

    ResponderEliminar
  19. Hay que equivocarse Elena...si no, no aprenderíamos. Pero... fíjate que no te veo yo a ti tatuándote la epidermis... Las marcas deben ir por dentro, pegadas al armazón; son las que nos mantienen de pie y mirando hacia adelante... (uyssss voy a dejar este hilo que me estoy poniendo filosófica y es muy tarde...)
    Un beso trasnochador cuñada...la Noria tiene la culpa.

    ResponderEliminar
  20. ¡Dios! que manera más maravillosa de expresar como nos marcan los sucesos que nos hacen crecer, madurar y seguir adelante. Eres genial y capaz de dar con plabras tan preciosas... Ehorabuena Elena y sigue asi que aqui estaré yo para empaparme de tus palabras.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. ...los años de vida dan la experiencia para comprender muchos caminos en los que hemos caminado. Eso no se puede tatuar pues solo queda en el corazón para satisfacer los recuerdos propios.
    Amiga, vengo de surcar sueños que fueron una gratitud para este sencillo niño de la vida. He llegado surcando caminos y me ha agradado su hogar. Me instalaré para seguirla. Gracias por su acogida. unos sencillos besos.

    ResponderEliminar
  22. Pues sí Ana, si no nos equivocásemos no seríamos humanos.
    Y lo mejor de equivocarse es el aprendizaje que sacamos de cada error.
    Yo tampoco me veo tatuada, jajajaja.

    Un besote y cuídate el dedito.

    ResponderEliminar
  23. ¡Dios! gracias Mª José, eres única echando piropos, jajaja.
    Aquí te esperaré, no lo dudes.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  24. Bienvenido Silencio. Estás en tu casa, pasa y acomódate para seguir soñando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. ¡¿Me has dejado unas canciones de Damien Rice!? Ésta también me gusta, esperaré con el blog abierto.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  26. Los descensos te marcan, así como los ascensos, amiga Elena y aunque la vida nos ponga trabas, igualmente nos da facilidades para seguir adelante.

    Marcada llevo mi piel por fuera (a la fuerza..., no hubo más remedio!) y no miento si te digo que mucho más marcada y tatuada la tengo por dentro, pero aún así, hay que seguir "palante" y luchar contra el dolor.

    Un pequeño piercing queda mucho más mono que un tatuaje!!!.



    Un abrazo muy fuerte. Un beso, Elena.

    ResponderEliminar
  27. Mercedes, no tienes que esperar con el blog abierto, posa el ratón por las flechas del ipod y pincha para adelante o hacia atrás.
    Teclea el ipod a tu antojo, que no pasa nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Lola, lo has dicho perfectamente:"Los descensos te marcan, así como los ascensos, amiga Elena y aunque la vida nos ponga trabas, igualmente nos da facilidades para seguir adelante."

    Es así de simple y de complicado, y lo verdaderamente importante es aprender de los descensos.

    Yo tengo dos piercing, uno en cada oreja, jeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Son más dolorosos los tatuajes del alma que los de la piel.
    Y generalmente los del alma son más numerosos, nunca se terminan.
    Te leí emocionada pero te sentí triste, como si me mirara en un espejo.
    Un beso, bonita.

    ResponderEliminar
  30. Son más dolorosos los tatuajes de la piel Emibel, pero están ahí para recordarnos de dónde venimos.
    Eres la segunda persona que me nota un poco triste. No estoy triste, quizá un poco preocupada por la salud de mi madre. Pronto la operan y no se me va de la cabeza.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Todo irá bien, mi niña, sé positiva y díme cómo va tu mami después de la operación, vale?
    Besicos, reina y me alegro equivocarme en lo de tu tristeza.

    ResponderEliminar
  32. Hola Elena además de estar contigo en el pensamiento, te llevo en el corazón. Todos mis mejores deseos para que la operación salga bien. Te mando energía positiva y estoy segura que volverás con buenas noticias. Es duro estar en un hospital, lo se por experiencia.
    Besos y ya nos contarás.

    ResponderEliminar
  33. Sumamente original ese cierre. Te felicito.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  34. Son muchos los tatuajes y demasiadas las cicatrices. pero cada uno tuvo su porque y nos dejó su enseñanza. Sólo nos queda el "tó pa'alante". Preciosa declaración. Íntima y personal. Y bella, como tu querida amiga.
    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  35. Muy profundo, una manera muy bella de expresar tus sentimientos. Me ha encantado visitarte, un beso

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias Slavadorpliego.
    El placer es mío por tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. "cada uno tuvo su porque y nos dejó su enseñanza. Sólo nos queda el "tó pa'alante"."
    Perfectamente resumido Slivia.

    Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  38. Alma Gitana, encantada por tu visita, ven cada vez que quieras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Hola Elena, en el blog de Katy cuando le has hecho un comentario, le decías que te ibas al hospital que han operado a tu madre. Solo es para decirte que espero que este bien, que la operación haya sido un éxito y se este mejorando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Son tatuajes que moldean tu forma de ser, de ver la vida distinta, las cicatrices quedan pero se aprende de cada una de ellas, a crecer como persona dando lo mejor que tenemos el corazon, ser autenticos, saber ponernos en la piel que sufre y pensar que desearias que en eso momento que nos ofrecieran.
    Ya estoy por aqui para dar un poco de guerra.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  41. Hola Elena...me encanta tu nombre ...siempre me gusto mucho y tengo varias amigas que se lo llaman...lo que no tengo ni me haré es un tatuaje...tengo dos lunares y ya está bien...gracias por tu visita y tus bonitas palabras .
    besos
    Marina

    ResponderEliminar
  42. Hola Mari.
    Me alegro de que vuelvas a estar por aquí para seguir dando guerra, jeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Gracias a ti Marina por regalarnos esos maravillosos poemas.

    Fíjate, a mí también me gusta mucho mi nombre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  44. Hola Elena!!

    Por fin puedo regresar a leerte... y es que me encanta. Espero que no dudes en tatuarte la epidermis, porque tantos tatuajes te donan un poco de tinta para tenernos embelecados con tus narraciones.

    Espero nunca perder la (bien)sana costumbre de curiosear por todos lados e investigar nuevos caminos, así como tú no la has perdido y espero que nunca la pierdas.

    Te mando un enorme abrazo!!

    ResponderEliminar
  45. ¡Ay Cuetzpallin! no me veo a estas alturas tatuándome la piel, jajaja.
    Gracias por pasarte por aquí, sabes que siempre eres bienvenida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  46. Más te vale disfrutar del camino por el que transcurres, porque si echas demasiado a menudo un vistazo al horizonte te perderás lo mejor.

    Está bien sentir curiosidad, pero sin demasiada impaciencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  47. Hola casa da poesía
    ...¿y tú me lo preguntas?

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  48. Mi querido Tawaki, tú tan sensato siempre...y tan razonable, jeje.
    Pues sí, más nos vale a todos disfrutar del presente, total, es lo único que tenemos.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails