miércoles, 14 de octubre de 2009

PARAÍSO INHABITADO

...Sin embargo alguien dijo que no le gustaba visitar el pasado porque siempre se lo encontraba lleno de gente.
Demasiado habitado su paraíso. Demasiados recuerdos en lista de espera...
Y es que ser feliz también es contar que se fue feliz.
                                                                     César Torres


…Y una vez cruzado el puente del Carchena, se dibujaba recto bajo las sombras de los ciruelos el carril de arena blanquecina que llevaba hasta la casa de mis abuelos.

Tras la subida de una pequeña cuesta escoltada de rosales y azucenas, se abría otro mundo a los sentidos.
Geranios, rosas, jazmines y celindas te llenaban los ojos de colores, y de aromas los cajones de la memoria.

Regueros de aguas cantarinas huían de la mano de la prisa ansiosas por derramarse a lo ancho y largo de los sembrados que las recibían en una explosión de verdor.

…En la casa de mis abuelos no había grifos…ni ducha…ni sillones mullidos…, había un pozo de agua fresca y limpia…un baño de zinc a la luz cálida de la chimenea y… una butaca que mecía mis sueños y mis canciones…

Había todo un mundo abierto a la imaginación,…un trapo en la cabeza…mi pelo largo,...dos sillones de anea…una cama,…la toca de terciopelo negro de mi abuela…la capa de un héroe…y el pilón donde se lavaba la ropa…un coche en el que cabíamos todos.
Las noches de verano olían a jazmines y un cielo cuajado de estrellas era mi mar en calma para mirar y soñar...

No había prisa, el tiempo parecía a gusto y no quería partir dejando días infinitos de juegos, besos, caricias, vida y magia...

El mundo se me hacía pequeño en sus rodillas –canta abuelo- y con la colilla apagada en sus labios me cantaba “siiiin pensaaaaar que sus laaaabiooooos mentíiiiiian mi amooooor prometíiiiaaaaaa que nuncaaaaaa existíiiiiiaaaaaaa…”.

Fueron los mejores años de mi vida y los tengo clavados en el corazón.

23 comentarios:

  1. Qué bonita manera de describir las cosas. Quizás el pasado, conforme crecemos, se vaya poblando de personas, pero también de recuerdos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Tawaki, en el recuerdo amo a mucha gente que se fue y que no olvido.
    Mientras vivan en mi memoria, no habrán muerto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡La huerta!
    ¡Qué recuerdos me trae! Yo también estuve muchas veces, a bañarme en la alberca o de paella con tu primo Antonio y toda la panda.

    Esa casa y ese camino también forman parte de mis recuerdos de infancia y adolescencia.

    Si la memoria no me falla, una vez te leí este escrito, pero al verlo junto a la foto me reavivó más el recuerdo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Al leerte, Elna, me recuerdan tus palabras tanto a la casa de mi abuela, de mis abuelos... Antes había más gente en mi pasado. Los echo de menos. Siempre que vuelvo a Carteya voy buscándome por las esquinas, ya ves, y casi siempre me encuentro, y me los encuentro, a aquellos que ya no están -el chache Frasquito, apoyado en su bastón, mi tío Francisco, colocando las mesas en el bar Las Palmeras, mi tío Feliciano, hablando de los olivos, mi abuelo, con su cara curtida y tras el burro que nosotros acariciábamos más asustados que otra cosa, mi abuela, rodeada de retales... -

    Cuando llego a la casa de los abuelos, ahora de mi tía Eladia, me viene a la memoria aquella mecedora que había a la entrada, donde acuné tantas horas de alegría y, por qué no, también de aburrimiento, sobre todo cuando no te dejaban salir a la calle porque el sol podía derretirnos los sesos y era obligado dejar que la calle echara la siesta.

    Qué bonito, Elena, qué cercana siento, al leerte, esa Carteya de mi infancia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Adelaida, esa casa, esa huerta, está en el recuerdo de mucha gente, unos fueron a bañarse, otros de perol..., pero yo la siento con mis abuelos vivos, habitándola, cuando era un hogar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mª Carmen, si mis palabras te traen bonitos recuerdos, las doy por bien empleadas.
    Siempre es bonito retornar al paraíso que fue nuestra niñez.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. hola Elena, gracias por dejar tu comentario en nuestro blog. Se que siempre pasarás y dejarás algo; y yo estaré muy agradecido.
    Es ese sitio disfruté ,de lo lindo,en un perol que me invitó tu hermano A.J. que no me acuerdo a que fue debido. Allí estuvieron tus primos, tu padre, tu tio Antonio.... mucha gente. Fue maravilloso.
    Ahora mirando la foto me he acordado. También me he acordado que, con tanta modernidad, vamos a acabar con todos los lugares magnificos de nuestro pueblo. Unos con razón pero otro no tanto. Ese sitio era muy bonito... pero bueno, la vida es asi. Sólo quedará el recuerdo.
    Elena un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Antonio Jesus14/10/09 22:48

    La única vez que recuerdo "La Huerta" habitada como un hogar, no fue durante mucho tiempo y si para una despedida.

    Quería que fuese allí donde Ella vivió donde pasase sus ultimos días de vida al lado de sus hijos, sus nueras, yerno y nietos

    Siempre al entrar por la puerta de la casa me venia un olor a nardos que aun hoy cuando los huelo me llevan a ese escenario, el velador de al lado de la escalera con el jarron de nardos, lo pasaba e iba directo a la habitacion de mi Abuela, un buenos días, un beso y a jugar con los primos en la alberca y los granaos.

    No tuve la suerte que tuvieron mis hermanos

    Un beso resala

    ResponderEliminar
  9. Francisco, gracias a ti por estar siempre atento a las entradas de este blog, tus comentarios son muy generosos.
    Un abrazo.



    Antonio Jesús, bonitos y tristes los recuerdos que nos traes.
    La alberca..., ese será otro tema.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito recuerdo, ELENA. Y los has descrito de maravilla. Es una gozada leerte. Sigue así.
    Felicitaciones por este post.

    ResponderEliminar
  11. Casi todos los recuerdos de mi niñez tienen los colores y los olores de esa huerta.

    Una gozada es leerte a ti y un honor tu visita a este Callejón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Elena, te iba a invitar a mi nuevo blog de una forma misteriosa, pero he desistido. Cuanto màs practico es la petición mejor recibimiento se tiene. Busca o pincha en este lobo y me encontrarás de nuevo junto a una gente que conoces. un abrazo muy grande.
    ese Antonio jesus que he leido es tu hermano?

    ResponderEliminar
  13. Ha sido toda una sospresa encontrarte detrás de ese lobo que, veo que más que fiero viene en son de paz, lo digo por la rosa, je,je.

    Sí, ese A. J. es mi hermano.

    Me alegro por ti, un beso.

    ResponderEliminar
  14. Maravillosos recuerdos, amiga Elena y maravillosa, extraordinaria y sorprendente la forma que tienes de describir esos extraordinarios recuerdos que guardas y que siempre guardarás en tú mente. No todos tenemos esa capacidad, preciosa!!!!.

    La Huerta..., yo no tengo muchos recuerdos de ella; si que me acuerdo de su ubicación y poco más, pero nunca viví momentos agradables, peroles..., como vivísteis algunos de vosotros.
    No tuve esa suerte!!!!.

    Aaayyyyy pues..., como van desapareciendo poco a poco, esos rincones dónde fuimos felices..., y lo peor de todo es que nosotros hacemos posible que ello ocurra..., somos conscientes de ello y, dejamos que pase..., dejamos que desaparezcan...


    Un besote!!!.

    ResponderEliminar
  15. ¡Vaya, gracias por tantos piropos, Lola!
    A ver, es inevitable, las cosas cambian o desaparecen sin que nosotros podamos evitarlo.
    Supongo que debe ser así, mi padre no tiene los mismos recuerdos que yo de la misma casa, cada uno vive un espacio dependiendo del tiempo en que le toca vivirlo.

    Otro besote gordote para ti.

    ResponderEliminar
  16. LINDOS RECUERDOS PAISANA,Y LINDA MANERA DE CONTARLOS, LASTIMA QUE YO, TENIENDOLOS NO SEPA EXPRESARLOS TAN BIEN COMO TU. TE SEGUIRE ME HAS GUSTADO MUCHO. UN BESO.

    ResponderEliminar
  17. Bienvenida a éste tu Callejón, Cordobesa.
    Y mil gracias por tus palabras, se agradecen y reconfortan.

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  18. Hola Elena,
    precioso ese retazo de la memoria que tan bonito cuentas.

    ResponderEliminar
  19. Gracias Raquel, y bienvenida.
    Siempre serás bien recibida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. PACO NAVAS: Yo si me acuerdo de la huerta, de los abuelos, y de los juegos de los cuales disfrutamos en ella, tu, yo y los demas primos. Recuerdo el primer cigarrillo escondidos en los "granaos", me iba a morir con el humo, y ustedes mas grandes que bien, pero yo las pase canutas. Ahora solo nos que el recuerdo, eso si pero muy presente.

    ResponderEliminar
  21. Jajajaja..., qué manera de fumar chiquillo, uno detrás de otro hasta que acabamos con el paquete de Lark del tío Antonio.
    Bonitos recuerdos.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Manuel. 71 años. Yo creo que que recuerdo esa casa cuando era un "hogar". Una vez pasado el puente carchena
    o el de la vaca, a la derecha veniendo del llano banda, dirección al cortijo de la vaca. Pase muchas veces por la carretera, aunque nunca pare en la casa, la recuerdo porque destacaba la actividad de sus moradores.
    Gracias por recordamos a los demas nuestra infancia.

    ResponderEliminar
  23. Bienvenido Manuel, y gracias por tu comentario.
    Aquella casa era todo mi universo cuando era niña.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails