lunes, 5 de octubre de 2009

LA DESPEDIDA

“Porque naturalmente la vida no está en este pequeño cuerpo.
Lo importante es la forma en que hemos vivido y el mensaje que dejamos.
Eso es lo que nos sobrevive. Eso es la inmortalidad”
                                                       Rita Levi-Montalcini.



Hace dos años que se fue y aún no me acostumbro a su ausencia.
No he sido capaz de volver a su casa para encontrarme con la soledad de su sillón azul y el salón desnudo de su voz.
Pasó por mi vida con una eterna sonrisa siempre presta, invitadora al olvido de los sinsabores.
Disfrutaba compartiendo todos los tiempos y los espacios que habitó, campos verdes y flores blancas, fríos inviernos de aguas heladas, veranos amarillos...
Ya nunca la ventana me devolverá su imagen esperando la llegada de mi abrazo.
Se despidió dejando para siempre mis días colgados del otoño....

Nunca voy a olvidarte, porque todas las lunas me traen tu recuerdo, y recordarte me devuelve todas las ternuras que me robó tu marcha.

16 comentarios:

  1. La muerte de un ser querido, produce un choque emocional, que en ocasiones, inhibe la capacidad de reacción. Debemos cambiar nuestros hábitos y, necesitamos saber adaptarnos a una nueva situación. Cuesta mucho adaptarse, pero al final con mayor o menor esfuerzo, todos conseguimos salir de ese agujero, amiga Elena.

    Nada será como fué..., volver atrás ya no podemos..., solo nos queda cerrar los ojos y hacer volar la mente al pasado, así podremos estar con ellos...

    Al igual que a tí, a mi también me cuesta volver a su caso después de 7 años. A veces siento necesidad de ir, entrar..., tocar las paredes de la casa, oler..., percibir el perfume a azahar, a naranja agria..., sentarme en su sillón, sentir que allí aún sigue habiendo vida y sin embargo, soy incapaz de hacerlo. Pocas veces lo hice y aquellas que lo hice, por mi cuerpo recorría un frío desbordante que me erizaba toda la piel.

    Si que no nos podemos olvidar de ellos, por quessiempre hay algo o alguién que nos lo estén recordando casi que a diario. A veces sentimos que hasta nos protegen, nos hablan y nos aconsejan..., su pensamiento nos envuelve y solo tenemos y debemos de pensar que ellos están bien, que cambiaron de domicilio y qui algún día podremos ir a visitarlos.


    Un besote muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Lola, mejor no se puede explicar lo que siento. Mi tía se fue y no he sido capaz de romperme en llanto, sin embargo, cuando me viene a la mente, me resulta raro creer que ya no estará la próxima Navidad, o que ya no hará las gachas del día de los Santos, o que no tomará el fresco en su terraza el verano que viene... y creo que su casa lo era porque estaba ella, ahora es otra casa distinta.
    Besos para ti, guapa.

    ResponderEliminar
  3. Ay Dios Mio, querida prima, he llorado felizmente con tu poesia para mi madre, ya que he visto que nos enseño bien a defender, unir y amar a la familia. Y creo que todos los que quedamos aqui, procuramos hacerlo lo mejor posible. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Así es, la familia era lo más importante para ella, y ella era muy importante para todos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Eso me pasa a mi..., eso le pasa a todos, Elena... Creemos incluso que somos inmortales, que nuestros seres queridos también lo son y, ciertamente lo somos y lo serán siempre que haya alguién que nos recuerde y que los recordemos.

    Besos, chiquita... Ánimos!!!!.

    ResponderEliminar
  6. hola Elena. Hay una canción de Medina Azahara titulada SIEMPRE ESTARAS EN MI. Es preciosa, aunque la música y el grupo no te simpatizen, búscala. En el blog de LOS BASKETS que participo la puse junto con un comentario y una foto. Todo dedicado al ser más grande que me encontré, me encuentro y me encontraré en toda mi vida: mi abuela. Hace 13 años que no está con nosotros y todos los días me acuerdo.
    La sinceridad de tus palabras siempre me harán pasear por este callejón encontrado en la inmensidad de este mundo que nos rodea. un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ummmm... Medina Azahara, por supuesto que me gusta. Preciosa canción la que citas.

    Los abuelos son muy importantes en la vida de cualquier niño, a veces incluso más que los padres.

    Gracias por pasarte por mi casa, tu casa.

    ResponderEliminar
  8. Es triste perder a la familia. Cada vez que alguien ha muerto en la mía, siento que al volver el pueblo está más desnudo, que falta un pilar, que ya las cosas nunca serán igual. Pero no queda más remedio que seguir. Ellos siguen en nosotros, hemos tomado lo mejor de ellos, y esos, en cierto modo, nos hace mejores personas.

    Me ha gustado mucho tu escrito. Tu tía estaría muy orgullosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias Mª Carmen, por tus palabras animosas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Y es que no se ha ido, Elena, porque nadie muere mientras haya alguien que lo recuerde... Además, las semillas que plantó germinan hermosamente en ti, así que la llevas contigo siempre ;)

    Un beso enormísimo y un abrazote de oso, mullido y cálido

    ResponderEliminar
  11. Gracias Azul, de vez en cuando viene bien un abrazote de esos.

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  12. La cara de satisfacción de tu tía cuando tenía a todos sus polluelos alrededor...
    La que liaban mi madre y ella cuando se juntaban, su complicidad...
    Lo que quería a mi hermano y su gusto al sacarlo de novio de su casa.
    El interés por "la de Jaén" , cada vez que me veía...
    Gestos difícil de olvidar...
    Un besico.

    ResponderEliminar
  13. Sí Ana, era una persona muy especial, distinta y con muchísimo sentido del humor. Si algo la caracterizaba era el amor a "los suyos". Incluso en sus últimos días tuvo sus ratos de bromas.

    ResponderEliminar
  14. Dicen que los que se van, siguen presentes mientras sean recordados, porque viven en quienes los añoran.

    Tristes, pero bellos recuerdos los tuyos.

    ResponderEliminar
  15. Así es Adelaida, y en este caso somos muchos los que la añoramos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Antonio Jesus7/10/09 12:59

    Pues la recordaremos en su cochera hoy; pasaremos un rato comiendonos algunas chuletillas y unos chorizos, tambien tomandonos unas cervezas. Ella siempre que iba a la cochera era para pasar ratos agradables junto a su familia.

    Un besote resala

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails