jueves, 18 de agosto de 2011

NO ES MI MAR

“El mar es un monumento a la libertad, la única estatua de la libertad posible.
  El mar es una estatua derribada.”       
                                     Francisco Umbral   “Mortal y rosa”


No es mi sitio. Por mucho que haya perdido la cuenta de las veces que pronuncié tu nombre en mi cabeza, tan bajito que ni siquiera mi voz se apreciaba como un leve murmullo al borde de tus oídos de espuma. Pero ahí estabas, inmenso y gélido como el amor no correspondido, enorme y profundo como el abismo de una mirada que te interroga buscando certezas, huidizo y misterioso como los amores imposibles. Me llamaste y caminé hacia ti, con los pasos torpes y decididos del amor que se entrega, con más miedos que certidumbres y un sol lavado llamando a las puertas de mi espalda. El cielo me regalaba todas sus horas mientras tu abrazo se hacía largo en la infinita línea final, trazada con tiralíneas. El tiempo rodaba lento en el devenir de las cosas que se mueven dentro de sus horas, y así pasaron quince mañanas con sus quince noches en las que me sumergí como si de mí no se tratara, viviendo la vida lenta y horizontal de otra persona, en un lugar que me susurraba que aquél no era mi sitio, y que no me pertenecía por mucho que pronunciara su nombre al borde de sus oídos de espuma.

29 comentarios:

  1. Don Juan Ramón (Jimenez) el de las elegías andaluzas, váyase olvidando de sus famas que le ha salido la que le está tapando en literarios lances líricos.

    Oye, doña, pareces un viejo almirante de los oceanos añorando sus amores marineros. Y eso que no es "tu mar". Si pasas dos meses más mirando las espumas y los horizontes de puestas de sol en "la mar" (como dicen los marineros), te me enrolas en un buque velero rumbo a emular a Don Juan Sebastián Elcano.

    Para que luego venga un "madriles" a escribir que en las calles de MadriZZ hay tranvías para "extranjeros andaluces".

    ResponderEliminar
  2. Hola Elena!! Volvieron tus hermosos relatos, los extrañaba. El mar es misterioso, libre, apasionado, pero creo que a veces uno lo puede disfrutar sólo un tiempo y después viene la melancolía, la nostalgia de nuestro lugar, de nuestro aire, de nuestros aromas... Hermoso amiga.
    Besossssssssss

    ResponderEliminar
  3. No sé si tu escrito quiere decir que no te gusta el mar o que no te sentías agusto donde estabas. O que, como yo, pasados unos días, uno desea volver a sus paredes, a sus calles, a su rutina de siempre. Yo sabía que mi sitio tampoco estaba en Suecia o Noruega, pero por unos días, he paseado por las calles como uno más.

    A mi me encanta el mar. Nací junto a él. Aprendí a caminar en su orilla. Es atrayente y maravilloso.

    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  4. Aisss Tella, no me compares con los grandes que me muero de la vergüenza y seguro que provocas más de una carcajada en los comentaristas.

    ¿Embarcarme?, no sé no sé, le tengo mucho respeto al mar, tanto que entro en él de cara pero cuando el agua me llega al cuello me doy la vuelta para no ver el horizonte y la inmensidad. Me da vértigo. Pero oye, todo es probar.

    ¿Quién ha dicho lo del tranvía? tendré que dar una vuelta por los blog por si me tengo que batir en duelo con alguien, jajajaja...

    ResponderEliminar
  5. Gracias Gabi por tu amabilidad para con mis humildes textos.
    El placer es mío por tenerte de comentarista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues eso Mª Carmen, me encanta el mar, mirarlo, entrar en él, olerlo, pero sé que sólo lo disfruto unos días, y esos días los vivo como si fuera otra persona, son días en que todo se ve de forma horizontal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Siempre está bien sentirse así en un sitio que no es el nuestro, pero que, por unos días y unas noches, lo es...

    Muy poético tu relato vacacional!

    Besitos espumosos!
    ;)

    ResponderEliminar
  8. Edurne, lo bueno es sentir que es tu sitio durante un tiempo, disfrutarlo y no sentirse forastero aunque lo seas.

    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  9. Mágico Mar...
    "Llegando aquí qué mas nos puede pasar,
    podemor ir y preguntarle a la mar...
    para que no responda con rugidos
    y nos diga la verdad"

    Hermoso volver a estos lugares donde uno se conecta y puede por un rato, al menos, soplar los bordes...

    Saludo y beso

    ResponderEliminar
  10. Elena pareces un marinero gallego mirando con morriña su amr.

    ResponderEliminar
  11. Adorable Elena, quisiera susurrar en la caracola de tu oído el placer que me ha producido leerte al borde de ese mar que dices no te pertenece, pero que has hecho tuyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mamuma, ahora que no lo tengo lo echo de menos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Francisco, la caracola de mi oído siempre está dispuesta a que le susurres todas las sensaciones bellas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Será un amor no correspondido,abismal e imposible, pero siempre que lo tenemos cerca caemos en sus garras. Quizá lo haga a tractivo, como a la libertad, su gelidez y profundidad, así como nuestra imposibilidad de abarcarlo...
    Me gusta tu relato vacacional, ¡qué bonita forma de contarnos tus vacaciones!
    Bienvenida :)

    ResponderEliminar
  15. Caemos en sus garras... siempre.
    Gracias a ti por estar Nusa.

    ResponderEliminar
  16. El mar es algo nos atrae irremediablemente. ¿Será porque provenimos del agua?. Saludos

    ResponderEliminar
  17. Hola Elena,
    yo soy andaluz de tierra adentro y me encantó su azul de 7 días pero más el regreso a mi mar verde.
    Profundo relato.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. El mar es el mismo, pero nos parece otro. A mí me cuesta acostumbrarme a esas playas de levante o del norte en las que el sol parece salir por el lugar equivocado. Claro, después de tantos veranos andaluces... Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Será Felipe, será.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Bienvenido Juan.
    Acostumbrados a un mar verde, se agradece un poco de azul, aunque nos resulte ajeno.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Tawaki, no te olvides de que en Andalucía el sol sale por todas partes, para gustos, los colores, jeje.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  22. Curioseando sobre tus vacaciones, descubro como siempre la belleza de tus expresiones.
    Aunque de secano desde hace años el mar siempre es mi sitio. Si algo recuerdo de mi infancia es haberme levantado el cielo azul fundiéndose en el horizonte con el mar.
    Lo llevo dentro y cuando necesito soledad voy mentalmente a tumbarme en las blancas arenas del Caribe de mi infancia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Oh Katy, lo que me gustaría meterme en ese mar del Caribe, color turquesa y sin olas, me encantaría. No me extraña que ese sea tu mar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Envidio a la gente que sabe escribir como tú. Como se nota que te has pasado unas muy buenas vacaciones. Que placer ponerte frente al mar y sentir esas sensaciones con esas palabras tan bonitas. No todos tenemos ese oido. Un abraz. Cuero. Tengo que poner anonimo porque con mi cuenta no sale

    ResponderEliminar
  25. ¿Cuero? ¿Eres Curro? Creo que sí.

    Pues sí, he pasado 15 días muy tranquilos, comer, dormir, leer y playa, no me puedo quejar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola, Elena! ¿No probaste a dar una vuelta en barco? (de vela, claro).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. No Lavela, los veleros se veían de lejos, de todas formas no creas que me hace mucha gracia meterme mar adentro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Manuel, 72a.
    El Mar, se siente triste.
    Tu reproches quedaron flotando en la superfi- cie, sin embargo, el mágico contenido de tus renglones, penetraron como los dardos de cúpido hasta lo mas hondo de sus profundidades.
    Solo se alegra cuando sus "oídos de espuma", escuchan tus palabras.
    Una vez mas enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Manuel, no es mi mar pero lo echo de menos cuando no lo tengo cerca, y contarle mis palabras en sus oídos de espuma es un deseo que me llena de ilusión como a los niños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails