jueves, 27 de enero de 2011

EL TACTO DE LO FRÍO

“Nada une tanto a las personas como una desgracia vivida, atravesada conjuntamente y superada con ventura.”
                     Ivo Andrić “Un puente sobre el Drina”



                                         A mi madre y a mi prima que no desfallecen en la lucha.

De nuevo  volver a los pasillos silenciosos de miradas caídas y sonrisas derrotadas, a las habitaciones verde hospital sin ventanas y a la luz artificial diurna. Volver al tiempo de espera con las pupilas clavadas en las rodillas. Volver al látex y la lejía, y al sudoku que acelera las manecillas de las horas. Es inútil acompañarse de un libro, quién lee mientras los ojos descoloridos de un niño con gorra y cabeza pelada te preguntan “por qué la vida le pone zancadillas a un niño de ocho años”. Y se me cae el alma al suelo mientras busco una casilla para el ocho que no acaba de encajar en la cuadrícula, ni en la vida. Aparecen batas blancas  fantasmales que atraviesan puertas (o paredes), y desaparecen poniendo a prueba el reloj de la paciencia ajena. Volver a escudriñar con el cristalino interrogante, indiscreta, en otra cara el gesto de la esperanza que calme el desasosiego del que no sabe y teme. Volver al miedo a lo desconocido sin más opción que dejarse llevar como el náufrago que se aferra a su salvavidas en medio de un mar embravecido.

Volver a recordar que nadie está a salvo, que la trinchera se vuelve fina y transparente, vulnerable, frágil, débil, humana.
Volver, otra vez, al tacto de lo frío.

67 comentarios:

  1. Espero Elena, que todo vaya bien por tu casa.
    La prosa estupenda como siempre.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Todo bien, en la lucha.
    Un beso Sonrisa.

    ResponderEliminar
  3. Hola Elena es el recorrido de algunas personas, fue el recorrido una y otra vez de mi padre a traves del abvida, de hospital y en hopital y nadie te responde. Nuestros encuentros familiares al pie de la cama.
    Me has vuelto a traer el recuerdo. Te dejo el enlace de una carta que escrbió su nieta mayor que salió en la radio. Si te apetece la lees.
    Te comprendo perfectamente aunque no lo sepa expresar tan bién como tú. Se sientey lo siento de veras amiga.
    Un beso
    http://katy-pasitoscortos.blogspot.com/2009/01/tibor.html

    ResponderEliminar
  4. Leeré esa carta Katy. Pero tranquila, no pasa nada nuevo, todo sigue según el camino trazado, mientras haya tratamiento hay esperanza y seguimos en la lucha, sin desfallecer.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  5. Espero que tus palabras solo sean figurativas Elena. En cuanto al post, eres única al describir un ambiente tan hostil, sobre todo si hay niños de por medio, dándole ese toque tan cálido, a pesar del frío, o del miedo.

    Un besazo maja.

    ResponderEliminar
  6. Candela, con alguna licencia literaria, pero el post es una realidad.
    Pero nada que no esté previsto y controlado.
    Gracias guapa.

    ResponderEliminar
  7. Pues eso hay que hacer, no desfallecer, y que finalmente todo salga bien. Pero da tanto miedo, es tan angustioso... No quiero ni pensarlo porque ya lo pienso demasiado, y me tiene la vida partida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Maravillosamente expresado lo que por desgracia muchos hemos tenido que sufrir por diferentes circunstancias.

    Me atrevo a sugerirte que eches un vistazo a mi último post en el que hablo de la editorial Ediciones de La Discreta, con la que colaboro habitualmente. Creo que te puede interesar y, si es así, te agradecería que la difundieses entre tus lectores.

    Mucho ánimo y te sigo leyendo.

    Un saludo desde Brevemente.

    ResponderEliminar
  9. Ya sé Mª Carmen, pero te remito a tus propias palabras que me dedicaste en su día, hay que vivir, tirar para adelante y aferrarse a lo que tenemos para continuar.
    Un beso muy muy gordo.

    ResponderEliminar
  10. Obiwan, me pasaré por tu casa y leeré ese post.
    Gracias por tu visita a mi callejoncito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. El tacto se hiela cuando el infortunio se hospeda en las entrañas de los pequeñines.¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  12. Ese tacto de lo frío es la experiencia dura que no se conoce hasta que llega, y cuando se conoce de antemano resulta aún peor.
    Te deseo que te sea breve la estancia en ese lugar acompañando a alguien querido.

    Lo terrorifico de esos lugares, tal como comentas, es la mirada y presencia de niños que saben que viven bajo una espada mortal.

    Siempre he odiado los pasillos y habitaciones de hospitales, incluso el olor que muy bien citas.

    Observo que has colocado "Los Regalos de los Amigos" y en verdad tienes muchos. Como te mereces.

    Que no sufras en exceso te deseo. Mejor haz como haces, escribe.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Frío, pero esperanzador.
    Mientras queda eso, queda lo más importante.

    Ánimo para ellas.

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  14. Francisco, el ánimo y la esperanza nunca se pierden, aunque a veces se hacen pequeñitos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Tella, el olor, la incertidumbre, la espera, la esperanza, las miradas..., todo junto entre las frías paredes de un hospital que nos produce rechazo y a la vez es nuestro único salvavidas, y al que nos aferramos como niños desvalidos.
    Pero nada que no estuviera previsto como ya he dicho en otros comentarios. Seguimos con el tratamiento.

    No me digas que ahora te das cuenta del slide de los regalos de los amigos. No me gustaba llenar todo el blog de "premios" y decidí crear el slide en el que caben todos los regalos (prefiero llamarlos así) de la gente que muy generosamente se ha acordado de mí y a los que estoy muy agradecida. ¿Has visto que guapetón está el Polikarpo?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Adelaida. En verdad son dos luchadoras dignas de admirar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Les deseo toda la suerte del mundo, y que puedan vencer en su callada lucha.
    saludos

    ResponderEliminar
  18. ...y si luchan es por que alrededor de ellas existen personas que saben que las necesitan, que saben que las quieren, que apuestan por ellas, amiga Elena.
    Nos sentimos impotentes ante ésta enfermedad y, cuando tenemos a algún familiar con ella, nos toca vivir facetas diferentes. Nos toca vivir su tristeza, su depresión..., su dolor, pero también su fortaleza para seguir viviendo. Tenemos que estar ahí, servirles de pedestal, de cimiento..., luchar con ellas contra esa enfermedad..., su enfermedad. No nos queda más que animarlas, entenderlas..., querelas mucho.
    Sin duda alguna, te tienen a tí, Elena..., tienen a toda tú familia como soporte.

    Que nunca pierdan las esperanzas..., que nunca las perdáis, mí querida amiga. Todo irá bien..., todo saldrá bien.

    Un abrazo. Un beso fortísimo.

    ResponderEliminar
  19. Caray Dñª.Elena, hoy nos ha situado en la cruda realidad de la vida, en las situaciones que unos miramos con indiferencia pensando que a nosotros no nos puede pasar, porque nos creemos fuertes, y creemos estar a salvo en la trinchera (como usted bien dice), pero cuando la fría realidad de una enfermedad nos alcanza, algo nos desgarra por dentro y por fuera, y lo primero que hacemos es refugiarnos en nosotros mismos desterrando los malos augurios del mal que nos acecha, luego, buscamos la salvación en el refugio de un Hospital, aguantando sesiones interminables de esperas en sus frías salas, viendo el interminable pasar de batas blancas, y cuando nos toca el turno, respiramos tranquilos esperando un diagnostico que nos libere.
    Espero que todo vaya bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Gracias Mamuma. Son fuertes y tienen mucho coraje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Lola, qué alegría verte por aquí. No me gusta que tardes tanto en visitarme, si no tienes tiempo de leer no leas, pero di hola aunque sea.

    Llevas razón, la familia es importantísima y ellas tienen una que las quiere y no las deja.

    Un abrazo enorme Lola.

    ResponderEliminar
  22. D.Manuel, es la cruda realidad que se nos presenta sin esperarla y a la que hay que aceptar para luchar con todo el ánimo y fortaleza.
    Por lo demás, poco más que añadir a su certero comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Yo tampoco me había dado cuenta del slide de los regalos, pensaba que no habías cogido el mio.
    Como me he incorporado al blog hace poco , notaba que pasaba algo pero no sabía el que .
    Me he quedado sin palbras y lo único que te puedo decir es ¡ Ánimo ! y un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  24. Chelo, el slide es una buena idea, creo, para no llenar el blog con una hilera interminable de imágenes haciendo que la página tarde un siglo en cargar.

    Gracias por el ánimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Hoy más que nunca, hago mias tus palabras (con tu permiso, eso si)
    Mil abrazos

    ResponderEliminar
  26. Nerim, lo tienes, mi permiso quiero decir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Elena he leído tu entrada y me he emocionado de manera tremenda y después de haber leído todos los comentarios que te han hecho, se me ha puesto un nudo en la garganta por el contenido de todos ellos. Sé, como espectadora de primera fila, todo lo que conlleva estos momentos, lo que se siente ver que la vida cambia completamente en unos segundos, cuando el medico te dice lo que hay y desde ese mismo instante tienes que "empezar a saber vivir". Un beso y deseo que todo transcurra con esperanza y fortaleza.

    ResponderEliminar
  28. Julio C. Perez Polo27/1/11 22:56

    Pero que bien escribes ,prima...y ya sabes...: ELLAS nos dan ánimo a todos los que estamos ahí detrás...cuídate y saludos para todos.

    ResponderEliminar
  29. Elena lo más importante es no desfallecer, luchar y luchar hasta conseguir vencer, con tratamientos, con cirugía con lo que sea pero no podemos darnos por vencidos.
    Bien se lo que estáis pasando, lo pasamos con mis padres, y lo seguimos pasando con alguien a quien quiero con toda mi alma y para mi es muy importante.
    Los que estamos a su lado solo podemos apoyar, acompañar compartir sus miedos y sus malos ratos, porque los tratamientos en ocasiones hacen estragos en el cuerpo.
    Tengamos la fuerza y la confianza de que se curaran y podrán vivir muchos años.
    Un abrazo amiga y "palante".

    ResponderEliminar
  30. Parece ser que siempre se siente mas cuando son niños...ellos tienen una vida por vivir, esa que le deseo al que aludes.
    Tu forma de hacernos saber su estado magnífica, delicada y dudosa a la vez, por ese no saber que nos deparará a todos.
    Puedo asegurarte que esa sensación la tengo cada vez que visito a mi hermana impedida por una encefalopatía; a veces la muerte es la máxima liberadora del sufrimiento.
    Un abrazo y su recuperación.

    ResponderEliminar
  31. Teresa, lamentablemente somos muchos los que vemos desde la primera fila el temor y la incertidumbre en las caras de nuestros seres queridos.
    Y lo que más me sorprende es que son ellos, los protagonistas, los que nos animan y calman.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Julio, es lo que le digo a Teresa, son ellas las que nos dan ánimos. Es sorprendente el sentido del humor que tienen y la fuerza con que se enfrentan a la verdad.
    Un enorme abrazo y besos para la familia.

    ResponderEliminar
  33. Cordobesa, mi familia no desfallece, y lo mismo que somos una piña en las alegrías, también lo somos en los momentos más difíciles. Te lo aseguro. Es lo mejor que tengo, una gran familia.

    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  34. Ysupais, es muy triste cuando toca a los niños, es incomprensible, no se entiende, pero gracias a Dios, no es el caso que me toca.
    Siento lo de tu hermana, debe ser terrible no saber cómo enfrentarse a un caso así.

    Un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar
  35. Espero que todo se resuelva favorablemente.
    Vas a necesitar fuerza y coraje.
    Recuerda que cuentas con nuestro cariño.
    Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  36. Lo sé Aspirante, muchas gracias. El coraje no les falta a ellas, son admirables.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. No me gustan los hospitales, cada vez que entro en uno aunque este sano me pongo enfermo de repente. Ellas luchan y tu estas a su lado, y estos dos brazos gallegos ahí los tienes para seguir luchando a tu lado, para ayudar a tu madre y hermana. Una cosa es cierta, eres buena hija de tu madre, porque coraje tu tienes para dar y tomar.

    Un beso mi carteyana guapa

    ResponderEliminar
  38. Mientras hay vida, hay esperanza. Intenta disfrutar del tiempo que todavía te queda por compartir con tu madre, que ya verás como es mucho, nuestra familia es luchadora, y ella lo es aún más. Hemos pasado un duro final de año, pero como tú misma le pedías al 2010 por fin se fue, aunque arrancándonos para siempre un trozo de nuestra alma. Yo ya los perdí a los dos, pero por suerte tengo a mi lado gente como vosotros.
    Os quiero un monton.
    Juan

    ResponderEliminar
  39. Javier, es lo paradójico de los hospitales, por un lado sentimos rechazo pero por otro nos tranquiliza que existan.
    Ya sé que puedo contar con tu apoyo, eres un gran amigo, y no olvides que yo soy tu amiga.
    Un besote, gallego terco.

    ResponderEliminar
  40. Elena te comprendo perfectamente, tengo dos hermanas, una operada de cáncer de mama, la otra de cáncer colorrectal, las dos han sufrido un calvario de radio-quimioterapia,pero siguen adelante luchando con sus revisiones óncologicas y la esperanza intacta.

    Porque es nuestro niño
    en su cepo de luz,
    por la llave apresada en su cierre de armiño,
    ... ya es nuestro niño,
    si Dios existe, no tiene perdón de Dios.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Juan, mi querido Juan, mi primo Juan, yo también estoy muy orgullosa de tenerte a mi lado, como siempre, como cuando éramos unos mocosos sin preocupaciones y la vida se nos hacía eterna. Como cuando no nos teníamos que decir que nos queríamos porque eso era algo que sentíamos y no necesitaba palabras, sólo tiempo compartido.
    Y si en algún momento, la distancia tensó el cariño y dudaste, te recuerdo, esta vez con palabras que te quiero.

    ResponderEliminar
  42. Luis, difícil encontrar una familia en la que no haya alguien luchando con fuerza y esperanza.
    Y lo paradójico es que son ellos los que dan fuerza a los que estamos alrededor.
    Dios..., a veces parece como si no existiera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Tu sensibilidad me abruma, amiga Elena. Te pediría que intentaras obviar lo que te rodea, que te convirtieras en plástico para no sufrir; pero tú no eres de las que pasan por la vida de puntillas y son inútiles los consejos. Estás viva, nada te es indiferente, y eso es lo que importa. Calienta lo frío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Mercedes, pasar de puntillas por la vida no tiene sentido, para qué vivir sin sentir.
    Lo frío es difícil de calentar cuando las manos también están frías.
    Un beso Mercedes.

    ResponderEliminar
  45. Uff cuanto comprendo esos momentos de espera, de angustia en un hospital y fijate que trabajo en uno, aunque sufras por lo que le pasa a los que estan alli cuando te toca a ti, es desconsolador.
    Animo y para adelante bien fuerte.
    Primavera

    ResponderEliminar
  46. Primavera, si trabajas en un hospital poco te puedo decir que no sepas.
    Gracias por el ánimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  47. ELENA

    AMIGA UM BESITO e Poesia...
    RÍA

    Ría de Aveiro
    Tan poco te tengo cantado
    Tan poco te tengo escrito
    Y tu Ría...
    Llena de belleza
    Llena de canales
    Con aguas azules y bellas
    Vas esperando que te cante
    Que hable al mundo
    De tu belleza sin fin
    De tus barcos moliceiros
    Coloridos y acogedores
    De tu rocío...
    De tu gente...
    Y de tu belleza...
    Linda Ría de Aveiro.

    Un canto de belleza a algo por si ya tan bello... Aveiro

    BESITOS

    ResponderEliminar
  48. Gracias África, un placer contar con tus versos en esta casa. Bello poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Conozco esa sensación y me hiciste revivirla fielmente. Espero que todo salga bien... como tú dices, mientras haya lucha, hay esperanza.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  50. Gracias Cutzpallin.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Aquie estoy para acompañarte en estos frios momentos. Conozco el ambiente que tan magistralmente relatas, por lo personal y por lo profesional. Duro estar entre los que esperan pero no menos entre los que creen que pueden y a veces no pueden.
    Un beso

    ResponderEliminar
  52. Mª José, yo sólo conozco un lado, pero debe ser decepcionante querer y no poder hacer nada, lo comprendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  53. Muy emotivo Elena...el sufrimiento en los seres que amamos, es muy duro, sobre todo si son niños.

    Un beso y todo mi cariño

    ResponderEliminar
  54. Gracias por el cariño.
    Un beso Maripaz.

    ResponderEliminar
  55. No solo por mi trabajo lo decia sino por lo que me toca tan cercano pasar por todo lo que explicas, la enfermedad de mi madre es la que nos llena de tristeza, ojala que solo sea esta tristeza pasajera y que hemos vencido tan mala enfermedad.
    Feliz comienzo de semana
    Primavera

    ResponderEliminar
  56. Cuenta con mi apoyo Priavera, veo que pasamos por los misos momentos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  57. Lo frío nos deja en la ruina, en los huesos. Sobre todo si está en casa, con la mente desvariada. ¡Cuánto amor y paciencia!

    Y en las habitaciones blancas, es cierto, multiplican sus dagas.

    Un beso, Elena.

    ResponderEliminar
  58. Lavela, esas habitaciones son dagas frías por sí mismas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  59. A ti por tus visitas y la huella que has dejado en este blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  60. Hola, Elena:
    He llegado aquí de casualidad, y no me resisto a escribirte la frase de Serrat.
    Verás, en el año 4 o 5 tuvo que dejar su gira de conciertos por un tumor en la vejiga. Cuando en la rueda de prensa le preguntaron cómo estaba, respondió (y ésta es la frase:

    "Lo importante no son las cosas que nos pasan, sino cómo afrontamos lo que nos pasa".

    Ánimos y fuerza :)

    ResponderEliminar
  61. Nusa, me alegro de la casualidad que te trajo hasta aquí.
    Comparto la frase de Serrat completamente.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  62. Hola guapa, en mi casa tienes un regalo para tí, pasa cuando gustes a recogerlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  63. Elena, para que lo subas a tu colección, si te apetece, tengo un regalito para ti. Besos.

    ResponderEliminar
  64. Pero querida Teresa, ya lo recogí, ¿no te diste cuenta? en el slid de la derecha está con todos los REGALOS DE LOS AMIGOS.
    También te felicité en tu blog y agradecí el detalle.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  65. Los hospitales, esos fuertes desde los que se lucha contra el dolor y la enfermedad, siempre rebuscan entre nuestros miedos más ancestrales. Mucho ánimo, amiga.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  66. Un beso para ti Tawaki. Y muchas gracias por los ánimos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails