lunes, 16 de agosto de 2010

PUENTE DE PLATA

"Del verano, lo que más me gusta es dormir con manta en los lugares fresquitos. Las tormentas de verano. Cuando estamos en Junio y la gente dice "parece que no llega nunca el verano". Los cines con el aire acondicionado a tope que obliga a llevarse una chaqueta. Las cerezas, la sandía, los nísperos, los albaricoques. Los helados de pomelo rosa. Del verano lo que más me gusta es cuando se acaba."
                     Isabel Coixet  "El verano temido"


Echo de menos ese sol que te invita a mirarlo de frente, te acaricia suave la espalda y calienta la piel de las manos hasta que empieza a fluir la sangre de los dedos hasta las uñas. Espero ansiosa la luz ocre de sus rayos sobre las hojas de los árboles de mi acera y el brillo sobre los espejos del asfalto tras la tormenta.
Echo de menos los ruidos del invierno al volver las esquinas de mi calle y las horas que parecen no querer volver. Esas horas tibias que ahora parecen muertas, derretidas y cansadas, alargadas hasta el infinito de unos días que no acaban nunca. Poder abrir la ventana y asomarme a respirar la tarde que, vaya o venga, siempre se respira de forma diferente cuando te insufla aire fresco en los pulmones. Echo de menos el olor de las mañanas de otoño olvidado a fuerza de no vivirlo.

Hago lo imposible por pasar de puntillas por tus días sin hacer ruido, a ver si así no me aplasta la pesadez de tu aire. Y aunque siempre acabo enredada entre tus dedos de fuego, no pierdo la esperanza, y a veces cierro los ojos en la madrugada e imagino que al abrirlos de nuevo será mañana. Y te veré marchar envuelto en tu asfixiante manto.
A enemigo que huye…


41 comentarios:

  1. Suscribo hasta la última coma, ya sabes que me he manifestado en términos similares (jajajajaja) en numerosas ocasiones, o al menos lo he intentado, pero cuando escribo, mi prosa en verano no da más de sí que "la puta caló de los cojones".

    Da gusto leerte.

    ResponderEliminar
  2. Ya sé Isra. También tú sufres esta caloruza asfixiante y lo expresas más que bien. Tu prosa siempre es clara (bueno, casi siempre, jajaja).
    Ten paciencia que esto llega a su fin, tarde más o tarde menos, acabaremos guardando las chanclas para volver a calzar las botas.

    Un beso fresco desde esta tarde nublada cordobesa.

    ResponderEliminar
  3. Todo eso, pasar calor y sufrir por ello, os pasa o sucede por ser "españoles", putos maketos, a tí y a Isra.

    La prosa es brillante y el contenido ansioso de un fin del verano delata la poca fé que teneís en el futuro.
    En cuanto acabe agosto os viene un septiembre de 39º a la sombra, tanto en Qurtuba ( soís moros) como en Alkaláa (soís magrebies), y en octubre dicen que estareís a 15º bajo cero.

    Ansí que mejor os subaís al norte, a la Civilización, a aprender a ser cherokis o sioux.

    ResponderEliminar
  4. Hola mi querida Elena, esta vez solo he gozado de tu idílica descripción del Otoño que está por venir, porque yo soy de verano (aunque no tanto calor). Traje el olor a sal y de los mares caribeños enredados en mi pelo y piel cuando vine. No me gustan los abrigos, las chaquetas, las medias, la calefacción, el frio, la lluvia, el viento ni la nieve :(
    Solo en las postales esas que pintaban pueblecitos bucólicos y nevados. Me encanta andar descalza y con poca ropa, bañarme en el mar, la piscina y corretear al aire libre. Solo pensar que vuelve el frio ya me pone mala.
    Pero lo justo es lo justo. Hay que compartir las estaciones y entiendo que en la variedad está el gusto.
    "Hago lo imposible por pasar de puntillas por tus días sin hacer ruido, a ver si así no me aplasta la pesadez de tu aire".
    Con lo que a mi me gusta ... aún así lo tuyo son tres meses y yo aguanto nueve.
    Besos preciosa

    ResponderEliminar
  5. Jolín Tella, qué van a pensar los demás comentaristas que se asomen por aquí cuando lean tu comentario.
    Además, ¿no habíamos quedado en que no somos sino descendientes de vascones? Ahora vas y te contradices llamándonos moros. Tú siempre haciendo amigos, jajajaja.
    A Territorio Sioux iremos cuando desaparezcan todos los cherokis. Aunque haya que aguantar los 39º de septiembre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ay mi querida Katy, si yo pasase el verano en una piscina o en el mar, no renegaría de él. No hay nada que me guste más que nadar en una piscina de agua fría (no soporto el agua caliente de las piscinas, parecen meados de burra). Pero me temo que no es así, y estar un día sobre otro a más de 40º, créeme, es insoportable.
    Me gusta mi ciudad en invierno, está viva, alegre; sin embargo en verano está desierta, muerta.
    Pero en fin, de todo hay en la viña del Señor.
    ¡Toma, para ti todo el verano! jajaja

    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Describes a escena y te juro que muero por estar ahi.. acáel sol quema.. es incandesente.. te seca .. te da vida solo a ratitos... después es solo el astro que más es odiado y al cual se le evita con más ahinco.....

    Si, friito.. playa... fresco... cines.. caminar junto a la playa... si... yo quiero estar ahi!

    un besaso!

    ResponderEliminar
  8. DOÑA ELENA
    Reverendísima, ya sabes que quien ha dicho esas idioteces es exactamente contrario a lo expresado arriba, y lo que puedan pensar los demás comentaristas es algo que no me preocupa porque es imposible tomar en serio a quien diga tales majaderías. Que las dicen y todos los días, los sioux de mí tierra.

    Comprendo lo inconveniente de soltar tales frases y espero que sean tomadas como lo que pretendian : una broma.

    ResponderEliminar
  9. Mafalda, aún es pronto, aquí el sol quema con toda la rabia de un verano largo larguísimo.
    Pero pronto llegará el fresco y te recomiendo mi tierra cuyos inviernos son fríos pero soleados.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. No tema Su Ilustrísima, estoy totalmente convencida de que sus palabras serán tomadas con todo el sentido del humor de que son capaces los amigos de este blog.
    A mí particularmente me encanta el suyo, el humor quiero decir, y su blog también.

    ResponderEliminar
  11. Hola Elena, no soporto el invierno, no me gusta el frío, los abrigos me agobian y me encanta el verano con su insufrible calorrrrrrr.
    Aquí en Barcelona, la humedad es altísima pero aún así la prefiero al frío y húmedo invierno, se te incrusta por todas las partes del cuerpo y te aletarga como a un os@, jajaja.

    Bueno guapa todo llega en esta vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Sonrisa, hay gustos para todos, gracias a Dios. Yo no aguanto la sensación pegajosa constante, la sudoración permanente, el cansancio, el bochorno, el ..., en fin, qué te voy a contar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. tengo que salir y quiero antes darte las gracias por tu visita y me parece que la carta del soldado te gusto ...gracias Elena ...besitos
    Marina

    ResponderEliminar
  14. Pues sí me gustó aunque me mentuviste en suspense hasta el final.

    Un beso Marina.

    ResponderEliminar
  15. Ay Dñª.Elena¡¡, que bien describe usted las sensaciones, los anhelos, transmitiendolos a los demas de una forma sencilla, suave, y relajada.
    Siempre es un placer pasar por esta su casa, para oler lo que se cuece en sus pucheros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Don Manuel, me honra con su visita, gracias por esas palabras tan cariñosas.
    Ya ve usted, aquí intento la suavidad, la sencillez, el descanso, y a veces lo consigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Buenas noches, Elena :) Me gusta el verano, me encanta el verano, florezco con él. Quizá porque nací en agosto (el 8) y en Almería. No obstante, estos días de Bélgica y Holanda, con sus cielos cubiertos de mañana y sus tardes soleadas, sus chaparrones imprevistos, su aire fresquito, sus flores, sus canales, su gente amable... la verdad es que me encanta porque me permite ir y venir todo el día, sin agobiarme. Si acaso me cansa el tanto caminar pero no el tiempo caluroso porque aquí cuando tienen 30 grados ya se echan las manos a la cabeza, y para mí 30 grados es un paseo :)

    Elena, espero que puedas disfrutar de la feria de Carteya, a la que hace que no voy... uf, ya ni me acuerdo, pero la cual tengo muy viva en mi memoria. Mientras tanto, a saborear lo que queda de verano y de vacaciones, que pronto estará aquí septiembre y ya nada será lo mismo.

    Un abrazo, guapa :)

    ResponderEliminar
  18. Qué bonito viaje Mª Carmen, cómo te envidio esa faceta viajera tuya.
    La feria no me voy a Carteya, ya no es como la recuerdas, todo ha cambiado, ahora no se espera con la ilusión de una fiesta pues hoy todos los días son fiesta.
    Este año sí participo en la revista de feria con dos de los post del blog, "¡Vaya un sssipote!" y "Viviendo en la calle".

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  19. Cada vez me gusta más encontrar personas contrarias al verano, y sobre todo personas que tengo afecto,ahora estoy en la gloria , siestecitas con manta 14 grados esta noche , me vine de Málaga "estrozaita"
    Tellagorri me gustas en serio y en broma , de las dos maneras tiene razón.
    Por cierto Carteyana te animarias ha hacerme una visita?

    ResponderEliminar
  20. Hola Elena!! Ustedes sufren el calor y aquì vivimos varias olas polares que nos congelaron!! Todos pedim os un poquito de calorcito.
    Hermosa tu descripciòn, es la estaciòn ideal!!!!!
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  21. Yo extraño el calor de mi tierra, pero seguro que ahora estaría quejándome de él, jeje. Donde vivo ahora, el sol sale, pero se porta amable con nosotros, no nos quema, no molesta, al contrario, su calor es suave y amigable... aunque creo que tmb es traicionero, pues al no sentir molestía alguna, he pasado más tiempo bajo su luz y casi me convierto en cebra, de tanto que me quemo según la indumentaria que traiga!!

    El otoño siempre me ha gustado, creo que es mi estación favorita, veamos como se comporta por estos lares, espero que no me falle.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  22. Pues te veré impresa, en cuanto la reciba, porque Antonio Morales me dijo que me la enviarían a casa, como en años anteriores. Yo también participo en ella. Además este año también será el segundo año que participo en la revista de la feria de Santaella (por esas casualidades, el concejal de economía leyó un post mío sobre Santaella, pueblo en el que viví unos dos años, siendo niña, y al que he vuelto a visitar el año pasado, en mayo, junto con mis padres), pero la feria de Santaella es en septiembre, así que aún queda tiempo para recibirla.

    Supongo que sí, que la feria de Carteya, tal como yo la recuerdo, en mi adolescencia, no es lo mismo, pero el aire festivo, la ilusión de los más pequeños, la música, el ambiente, quiero creer que sigue siendo el mismo, o con muy pocas variaciones.

    Esta tarde dejaré algunas fotos y texto en Nómadas, para ir abriendo este viaje que ha durado tantos días (tengo los pies molidos, te lo aseguro). En los días venideros iré dejando más cosas, y sobre todo cuando ya se marchen mis padres, que han llegado a casa de mi hermano, en un pueblo de Segovia, y el viernes ya los recojo y estarán conmigo unos días antes de irse a Carteya.

    Un abrazo, Elena, y miraré esos dos posts que has dejado en la revista puesto que dices que están en el blog.

    ResponderEliminar
  23. ¡Ay, cómo te envidio Sylvia! esas siestas a 14º deben ser una pasada. Aquí ha llovido por la mañana temprano, pero ahora ha salido el sol y quema como sus mulas.
    ¿Una visita? ¿Adónde? Bueno, todo se andará.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Y cómo me acuerdo de ti cada vez que veo en las noticias el frío que arrasa por tu tierra!
    Disfrútalo tú que puedes.

    Un beso Gabriela.

    ResponderEliminar
  25. Me gusta elverano, pero me agota el calor...¡raro, no? Pero es así. Un placer, como siempre, leerte.
    Besos fresquitos cielo!!!

    ResponderEliminar
  26. Cuetzpallin, el otoño es ideal como bien dices, sale el sol pero no quema, ese que a mí me gusta, el suavecito. Y por las noches se puede dormir tapadito con una colcha fina, ¡ay!

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Ya leeré tu artículo en la revista, seguro que será estupendo como siempre.
    Me pasaré a ver esas fotos de tu viaje aunque se me pongan los dientes largos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Silvia, no sabes cómo te agradezco esos besitos fresquitos, jajaja.
    Otro beso para ti.

    ResponderEliminar
  29. Te acabo de mandar un chorro de aire fresco que hoy se nos pasea por Jaén...pero esto da error y no sé si te ha llegado... seguramente sean las yerbas que han crecido en este camino no transitado duante dos meses...te dejo...voy a por la cortadora de césped y a seguir visitando amigos...que debo visitas....y a ver quién me pone el café.
    Besos cuñada.

    ResponderEliminar
  30. Me llegó Ana, me llegó.
    Me alegro de verte por estos lares de nuevo, bienvenida.
    El café te pongo yo misma cuando quieras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. DOÑA SYLVIA
    Muchísimas gracias por lo que dices de este modesto comentarista que, a veces y por exceso de confianza en la bondad de los lectores, dice alguna que otra inconveniencia apta para ser mal interpretada.
    Uno es un poco rústico y luego pasan estas cosas.

    Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
  32. Elena, que bien describes sensaciones y sentimientos, ya sea bajo el sol con su calór que aprieta con fuerza, o bajo la melancolia del otoño venidero.
    Me gusta el sol...será que siempre he vivido en en Sevilla, pero cuando las priemras nieves hacen su aparición en mi tierra, me gusta la blanca belleza que todo lo inunda.
    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Joder como esta el patio. Yo que venía porque estaba recordando esa canción de Duncan Dhu, que decía "esos ojos negros..." y me encuentro a esos ojos negros queriendo que llegue el invierno.

    Bueno, lo dejo que es tarde, y yo también tengo "caló". Bien vueltoooooooooo,


    Un besazo ojos negrooooooos

    ResponderEliminar
  34. Gracias Maripaz.
    A mí me gusta el sol, sí, pero el que sale después de la tormenta. Ese que desparrama su tibieza por los campos mojados.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. ¡Hombre Javier! Tanto gusto.
    Me alegro de verte de nuevo, cómo estás, bueno, ya me contarás.
    ¿Esos ojos negros? están de calor hasta las pupilas, jajaja. Bueno, la verdad es que en la foto están más negros de lo que son, jeje.

    Un besazo, resalao.

    ResponderEliminar
  36. Mis genuflexiones ante tu escrito.
    El último párrafo me encanta, lleno de fuerza; de rompe y rasga , propio de una gran mujer como tú.
    Mis cariñicos...

    ResponderEliminar
  37. ¡Guauuu, cuántos piropos! No los merezco pero te los agradezco.

    Besos Emibel.

    ResponderEliminar
  38. Hola Elena:
    Acabo de descurir tu blog, y aunque solo he leído este post, (con el que me fundo en tu reflexión y del que admiro la maravillosa prosa, me ha encantado.

    Volveré para seguir leyéndote.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Pues estaré encantada de que vuelvas siempre que quieras.
    Un beso de una Elena para otra Elena.

    ResponderEliminar
  40. Lo siento donde este el verano que se quite el resto, con lo que disfruto todos los dias de mi adorado mar, la playa, correr por ella, sentarme viendo el mar por la noche, mas horas para divertirme, para estar con los amigos de cañas ufff con la variedad de cositas que se puede hacer en verano, nada soy forofa de ella.
    Aunque reconozco que por tu tierra las calores son insoportables en esta epoca.
    Primavera

    ResponderEliminar
  41. Primavera, si yo estuviese cerca del mar todo el verano, no me importaría que la estación durase el doble. Pero no es así, vivo en una tierra que se debate un día sí y el otro también entre los 41 y 43º en verano.
    Creo que me comprendes ¿verdad?

    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails