jueves, 24 de septiembre de 2009

À CORPS PERDU








Para Ana Torres con mi agradecimiento

Hoja en que escribo mi nombre,
tú me sobrevivirás,
qué es, ¡ay!, la vida de un hombre,
cuando un papel dura más.
                   Juan Eugenio Hartzenbusch.


                                          
                        No sé si fue ese acento que tanto me costó reproducir en mis años de instituto o ese piano que martillea inmisericorde la melodía, pero la canción se colgó a mi corazón como naúfrago que se agarra a su tronco de la vida.



Después de conocer el porqué de su desgarradora letra, no puedo dejar de escucharla y hacerme reflexiones sobre lo cruel, injusta y traidora que puede llegar a ser la vida.
Por qué una cosa tan vulnerable como un cuerpo guarda algo tan fabuloso y valioso como un alma.
Por qué algo tan frágil atesora pensamientos, memoria y sentimientos.



A cuerpo perdido sólo cabe vivir en el alma, y en su alma vive la voz de un ángel.
Gregory Lemarchal murió con veinticuatro años.

10 comentarios:

  1. Lo mínimo que merecen esos ojos es que los piropeen. ¡Vaya ojos, Dios mío...!
    Me alegro muchísimo de encontrarte, claro que si...
    _____

    Recibe el abrazo de otro cordobés desde Valencia.

    Un besazo.

    P.S. Y continúa mirando ¡Por el amor de Dios!

    ResponderEliminar
  2. Muy galante José Alfonso, aunque en honor a la verdad he de decirte que, aunque los ojos son míos, tienen ahora cinco años más y los llevo tras unas gafas, jejeje...

    De todas formas seguiré mirando y paseando por esa calleja del verso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy honrada me siento, alumna aventajada, por tu dedicatoria y mucho más... satisfecha al comprobar con qué primor te ocupas de tu nueva casa...que por cierto...vaya preciosidad estás criando...!!

    ResponderEliminar
  4. Honrada me siento yo por tenerte cerca siempre que te necesito.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  5. Encantada de haber llegado hasta tí, Elena. Veo que eres de Nueva Carteya, y eso me alegra. Cierto que yo no nací en Carteya (mis hermanos sí), sino en Almería, pero mis raíces (parte de ellas) están en ese pueblo, en esos olivares. Ahí vive mi familia paterna y ahí vuelvo al menos una vez al año, para ver a la familia, pasear por el pueblo y recoger el aceite. También Córdoba fue mi hogar durante siete años. Son muchos los días que añoro mis paseos por la ribera del Guadalquivir y por la Judería que me robó el alma, hace unos cuantos años ya. Y no sólo Córdoba o Carteya están en mi pensamiento, sino muchos otros pueblos cordobeses que también fueron mi casa en algún momento de mi vida (Montilla, Pedroche, Pozoblanco, Santaella, Villaharta, Zuheros...)

    Ha sido, pues, un placer haber llegado hasta tu blog.

    Bienvenida a mis blogs, Elena, y a mi vida :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Mª Carmen, la verdad es que yo sí te leo cada vez que tengo un ratito y me encanta la sensación de cercanía que me provocas, me llevas a Carteya...
    Ahora que tengo mi propio blog he pensado que sería una buena idea enlazarnos aún más.
    Un beso carteyano.

    ResponderEliminar
  7. Me miran desde la mas cerca lejania que hay entre dos provincias , dos pueblos tan distintos como pueden ser Marin y Carteya, pero que esto que es internet los acerca tanto. Un besote de dos turistas

    ResponderEliminar
  8. Hola Elena, he leido tu escrito y me ha parecido maravilloso. No me conocerás pero yo te conozco porque conozco a tus hermanos Segundo y Antonio Jesús. A través de mi prima MariCarmen (Nomadas) he encontrado tu blog y te prometo que lo seguiré siempre que pueda. Cuando hables con tu hermano Antonio Jesús pregúntale por un tal "PINFLY", el sabrá que decirte. Sigue escribiendo y un saludo. Ah, ya he visto que te gusta PINK FLOYD, natural, tu familia soys perfectos. Chao

    ResponderEliminar
  9. Para mis dos turistas favoritos guardo un montón de besos y abrazos.
    Siempre agradecida a Marín por regalarle el amor a quien tanto quiero.
    Os espero.

    ResponderEliminar
  10. Francisco, agradezco tus palabras generosas. Será para mí un honor tus paseos por este callejón.
    "Pinfly"... je,je...te conozco de oídas y seguro que de vista también, ya me darán mis hermanos más norte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails