domingo, 25 de enero de 2015

UN POCO MÁS SOLA



"Gracias por esta bella aventura, ahora te toca vivir una nueva. Te quiero"
                                                                             Una aventura de altura




A veces todas las palabras de fe no nos sirven como consuelo. Hoy sé que un corazón es capaz de ensanchar sus lindes hasta el infinito para abarcar toda la pena y el dolor que creía insoportable, inimaginable. 
Se deshilacha mi vida. El tiempo se empeña en arrancar de mi piel los jirones que aún puedo palpar y oler de aquel ser que fui y que se va desdibujando como una carretera que dejamos atrás una noche de niebla.

Recordarte, sí, el recuerdo es lo único que nos dejas, lo único que aviva la llama de todas las risas, de todas las miradas que llevamos dentro. Tras el desconsuelo nos quedas tú en la memoria, tú cerca de nuestro latido, tú en muchos de nuestros mejores momentos. No se marcha del todo quien vive en nosotros, y tú formas parte de mí. Y me es tan cercano tu recuerdo que aún puedo ver el verde de tu iris bajo el agua helada de aquella alberca de nuestros veranos. Distingo entre las voces el eco de tu voz llamándome al pie de las escaleras. Aún escuece en mi garganta el humo clandestino de tantos cigarrillos que nos hacían sentir mayores detrás de los granados. Y mi piel se calienta con el roce de tu pijama en tantas noches infantiles de sueños compartidos.

Nunca echamos de menos aquella hermana que ni tú ni yo tuvimos, nos teníamos la una a la otra, primas y siempre juntas. Sólo primas, y tan distintas que formábamos un todo, lo que a mí me faltaba tú lo tenías.

Hoy nos sentimos un poco más solos, pero además de tu recuerdo nos dejaste una lección de vida, aceptar el presente y poner todas las ganas en vivirlo a pesar del dolor.


25 comentarios:

  1. Es triste ver como poco a poco van faltando seres queridos.
    El cariño de una prima siempre es muy especial, más, cuando hay tantas vivencias juntas.
    Lo siento Elena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De pequeñas siempre estábamos juntas y de esa época guardo muchos recuerdos.

      Un beso Rafaela.

      Eliminar
  2. Jolín, Elena, y encima la parca se los lleva a edades que todavía no corresponde... aunque nunca corresponda!
    Muchas veces, uno se lleva mejor, comparte más, comprende y le comprenden mejor, con un primo, una prima...

    Lo siento, siento tu dolor y te acompaño.
    Es cierto, los que queremos, nunca mueren.
    Un abrazo fortísimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niñez no se entendería sin la suya. Éramos de la misma edad, sólo nos llevábamos cuatro meses. La verdad es que con su marcha me quedo un poco más sola.

      Gracias Edurne.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Es cierto que de los seres queridos, aunque no olvidamos nada, sólo evocamos los buenos momentos, aquellos que vivimos con ellos y nos inundan de ternura. Se lo merecen ellos, y nosotros.
    Mi más sentido pésame por esa perdida, Elena
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con más razón cuando esos recuerdos son de la niñez, cuando solemos vivir en un eterno paraíso.

      Un abrazo Dlt.

      Eliminar
  4. Por desgracia,es ley de vida.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y no nos queda más que aceptarla.

      Un abrazo Mamuma.

      Eliminar
  5. Las personas viven en nuestros recuerdos, y dejan un vacío tan grande como el caudal del río que compartimos. Hermanas o primas, lo importante es que estuvisteis juntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi alrededor cada vez hay más ausencias, y cada una me deja un poco más sola.

      Un abrazo Tawaki.

      Eliminar
    2. Me temo que es ley de vida, algo que no podemos evitar como ir cumpliendo años. Por eso es importante buscar no quien los sustituya, que eso es imposible, pero sí quién nos acompañe.

      Eliminar
  6. Una espina más en en el rosal. Un adiós que deja abierta una nueva herida.
    El mismo dolor punzante, los recuerdos que se agolpan nuevamente en la memoria como queriendo retener el momento. Las mismas palabras repetidas para reconocer nuestro ultimo destino. Hoy aún estoy para poder decirte de corazón que lo siento. Un abrazo Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Katy, vivir es esto, apenas se cierra una herida y se te abre otra. Pero también nos queda el consuelo de la compañía, tener la certeza de que aunque un poco más solos tenemos con quien compartir el dolor.

      Un beso.

      Eliminar
  7. La vida es un continuo intentar cerrar heridas y cuando lo estas intentando , se vuelven a abrir otras pero ...como bien dices , no se marcha del todo quien vive en nosotros y hay personas que viven para siempre en nosotros .
    Precioso lo que has escrito , Elena , aunque esas ausencias parece que nos dejan un poco más solas , pero ... no lo estamos . Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquiliza pensar que a pesar de las ausencias no estamos solos del todo, que hay gente que al menos nos acompañan en los momentos de soledad.

      Un beso Charo.

      Eliminar
  8. Elena, te había perdido la pista. Siento mucho la muerte de tu querida prima. Que duras son las ausencias de las personas queridas.
    Te envío un beso.




    +

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maripaz.
      Besos para ti.

      Eliminar
  9. Hasta en estos momentos de soledad y tristeza ere capaz de sacar belleza ( (permiteme la rima) a tus letras.
    Me uno a tu dolor .
    Un fuerte abrazo

    Gracias por pasarte por mi blog y comentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá la tristeza con el recogimiento al que invita nos inspira.

      Gracias a ti Chelo.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Un adios lleno de dolor, de imensa soledad, de un sin saber como continuar viviendo cuando la muerte nos separa de la persona que queremos, no sólo lloran los ojos, llora el alma y para ella no existe ningún pañuelo.
    Siento tu dolor Elena, y todas las palabras que podemos decir ante este dolor, suenan pero no llegan hasta el centro de la soledad.
    Creo que hay otra vida después de esta, no sé como será... pero es mi fortaleza cuando el alma me arranca la piel.

    Un abrazo con mi cariño. Ángeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángeles.
      La existencia de otro mundo es lo que nos consuela.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Julio C. Pérez Polo4/2/15 16:28

    Consuelo puedo asegurar que no existe ,el dolor es INMENSO ,DESCOMUNAL ,no tiene sentido su marcha a ese viaje sin retorno ,pero llevas razon cuando dices que nos dejó UNA LECCIÓN DE VIDA ,vida que no la trató muy bien en los ultimos años ,aunque NUNCA se derrumbó ,a la última batalla llegó sin fuerzas.....DESCANSA YA EN PAZ HERMANA....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me deja muchos recuerdos, de ésos que marcan una vida, y sobre todo la admiración por cómo llevó su dolor.

      Un beso Julio.

      Eliminar
  12. Hola Elena, un problemita en la vista me tiene un poco alejado de los amigos, espero estar pronto recuperado para estar más cerca de quienes me emocionan con sus letras, como lo haces tu estimada amiga.
    Te dejo un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te recuperes pronto y te tengamos de nuevo por aquí.

      Un fuerte abrazo Roberto.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails