jueves, 12 de abril de 2012

LAS DOS CARAS DE UNA MISMA MONEDA

“Hasta un monstruo merece de cuando en cuando un paseíto fuera de la jaula”.
                                                              Ray Loriga   “Ya sólo habla de amor”



Detrás de mis oídos siempre habla mi otro yo, y aunque muy pocas veces le hago caso, he de confesar que hace muchos años era el rey absoluto de mi cuerpo y de mi mente. Mi otro yo no tenía miedo a los espejos, ni siquiera a los espejos de los parques de atracciones, ésos que te alargan y ensanchan los ojos y las uñas.
Mi otro yo me mira con ojos de besugo sin pestañear, como si así lograra entenderme mejor, me ofrece su mano para llevarme (como antes) a caminar entre el límite de lo real y lo irreal, entre lo negro y lo blanco, incluso entre el límite del bien y del mal; pero ya no es tiempo de recolocar calendarios antiguos, y además, ya sólo camino por carreteras rectas recién asfaltadas, aunque a veces me siento como una mera espectadora, viendo pasar los coches desde el arcén.

Entre el blanco más luminoso y el negro más opaco existe toda una gama de grises sin nombre. Cuelgan de un cordel en perfecto orden claroscuro por el que camino guardando el equilibrio que aprendí a fuerza de tortazos contra el suelo. Ya no me aferro a los extremos, y me agarro a la vida balanceándome de una punta a la otra del cordel, pasando del griscasiblanco al griscasinegro, pero sin perderme entre los recovecos del laberinto del blanco o del negro más rotundo.
Intentaré no salirme de los límites de la carretera, a pesar del runrún de mi otro yo en mis oídos que me tienta a subir a uno de esos coches para derrapar por curvas infinitas sin destino previsible.

Ya no hago caso a mi otro yo, pero a veces me alegro de que aún siga ahí, por si algún día salta la chispa de la magia entre las dos y creamos alrededor un paraíso más allá de lo terrenal, al que llegar tras kilómetros y kilómetros de asfalto engullido por un automóvil carente de freno.

43 comentarios:

  1. ¡Madre mía, Elena! ¡Ya tardabas! Y mira que texto, que historia, que entresijo entre tú y el otro yo, nos regalas. Sí, por favor, deja al "otro yo" guardado, que seguro que algún día, te puede hacer falta. A todos, nos puede hacer falta.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Juji, cada vez se alargan más los post en esta casa, quizá sea una manera de no cansar al personal, ya sabes que lo poco gusta y lo mucho harta. Aunque puede ser que hasta lo poco canse.

      Bueno, te haré caso y guardaré por ahí a mi otro yo, quién sabe.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola Elena, extrañaba mucho un nuevo post. Este es diferente, lo confieso. Me he perdido dentro de tu trompa de eustaquio y entredada entre los diferentes tonos y matices del claro oscuro gris. Te siento ausente... ¿lejana tal vez? Quizás como dices mera espectadora de tu otro yo. Creo que deberías escucharle, tendrá mucho que decierte sin duda.
    Me encanta como lo has dicho, como siempre con una inconfundible música especial.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me alejo Katy, sabes que no falto nunca a mi cita con vosotros en vuestras casas. Es lo que ya os conté hace poco, nada que decir o mucho que callar, quién sabe.

      Pero ya ves, aquí estoy, no me acabo de ir.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Algunas veces es bueno hacer caso al otro yo, y dejarse llevar de nuevo (aunque solo sea unos instantes) recordando antiguos caminos recorridos. Y si un día salta la chispa aprovecharla para encender la mecha.

    Un beso Elena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Rafaela, es interesante tener esa voz detrás de la oreja a la que escuchar de vez en cuando.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Hay personas a las que su otro yo les modera, les frena. Suelen llamarlo conciencia; otras a las que su otro yo, en lugar de frenarlos los impulsa a una desbocada carrera de trágico final. Es posible que en realidad todos tengamos más de un solo yo. Que tengamos dos, que como dos rivales tirando en sentido opuesto de una misma soga, hagan del yo que los mantiene, la contradicción que somos.
    En que tú nos has presentado hoy, uno de los tuyos, que parece agazapado, parece que es el revoltosillo.
    Un abrazo Elena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado justo en el centro de la diana. Mantengo a rajatabla a mi yo más revoltosillo, yo soy la moderada, la ordenada.

      Un abrazo DLT.

      Eliminar
  5. ¿Verdad, Elena, que tu otro yo, es el que más te quiere, el que jamás te traicionará?

    He sufrido un percance serio en los últimos tiempos y cuando me caigo, de nadie recibo mejores consejos que de él. Nadie está con más amor a mi lado. Al tuyo, ¿le saludarás de mi parte?

    Me ha encantado, como siempre, lo que dices.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca traiciona porque lo conocemos muy bien, sabemos de sus defectos y de sus reacciones.

      Lo saludaré de tu parte.
      Un abrazo Nicolás.

      Eliminar
  6. No te deshagas nunca de él!

    Un besote!
    ;)

    ResponderEliminar
  7. Uy, nuestro otro yo, pues anda que no es sabio ni ná :) Siempre a nuestro lado, esperando... A veces le hacemos caso y otras pasamos un poco de él, pero nunca nos lo tiene en cuenta.

    Estupendo tu escrito, Elena, tal como nos tienes acostumbrados.

    Un beso grande y buen fin de semana, guapa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Mª Carmen, es como un Pepito Grillo que no calla.

      Gracias guapa.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Todos tenemos dos personalidades aparentemente opuestas y complementarias, la cuestión es que dependemos de esa dualidad
    para nuestra existencia. La una sin la otra no tiene sentido.
    Es un placer leerte y se te echa de menos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Chelo, lo malo es cuando las dos personalidades nunca son capaces de ponerse de acuerdo.

      Gracias Chelo.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Elena, a veces nuestro otro "yo" nos miente, y lo que sentimos es melancolía, hay tantas carreteras por recorrer, tantos kilometros por atravesar, lo importante es saber cuando aplicar el freno para no pegarnos contra un muro. Hay blancos y negros los grises lo vamos regulando nosotros.

    Un abrazo desde el otro lado del mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas carreteras por recorrer, el dilema a desentrañar es decidir la compañía.

      Un abrazo Roberto.

      Eliminar
  10. Será lo más sensato, Elena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Un texto precioso. Como dice Edurne, no te deshagas nunca de tu otro yo. Tiene que estar ahí, como los boyscouts, siempre atento, siempre listo para gritarnos al oido aquello que no queremos oir. Es bueno tener dos opiniones de uno mismo, en la diversidad está nuestra victoria.

    Un beso o como decimos en vasco muxutxu bat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nerim.
      No, no me desharé de él(ella), a veces tiene gracia la "jodía", jajaja...

      Un beso para ti.

      Eliminar
  12. Llega a cansar el andar por tanto camino empedrado, el seguir buscando horizontes que ya sabemos que no alcanzaremos nunca. Llega el momento de la calma, del cuerpo y la mente -a mí me pasa- de mirar delante y atrás en la misma proporción. Y eso no es un retroceso personal sino sólo una consecuencia de haber vivido ya un poquito.
    Bonito Elena. Te prodigas poco, y lo haces muy bien, ya te lo he dicho otras veces, no por dorarte la oreja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso será Juan, que ya hemos vivido un poquito y es tiempo de calma lo que nos pide el cuerpo.

      Gracias Juan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Elena, has tardado pero ha merecido la pena, me alegra haber esperado unos días pero procura no demorarte tanto.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intento Mª Ángeles, pero no me dejáis, jajajaja... ocupo todo mi tiempo en leer y comentaros a vosotros.

      Un beso.

      Eliminar
  14. Tú has tardado en publicar y yo en leerte; ahora me siento responsable de ese desdoble de personalidad que te hace moverte entre tonalidades grises. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que seas el responsable pero por si acaso, la próxima vez no te demores tanto, jajajaja...

      Un abrazo Francisco..

      Eliminar
  15. Es la ley de los opuestos Elena, y gracias a ellos existen los matices, podemos confrontarnos...

    Me quedo a seguirte Elena, tus letras me gustan. Las puertas de mi blog estan abiertas para cuando quieras pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serás bienvenido a esta casa Gilberto.

      Saludos.

      Eliminar
  16. ¡Ea! Te he dejado un regalo en mi Blog. Es un premio. Que mereces con creces. Espero que te guste y que lo aceptes. Muakssssss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juji, ahora me paso a recogerlo.

      Perdona mi tardanza en contestar pero ayer estuve de viaje y no entré en el blog en toda la tarde.

      Besos.

      Eliminar
  17. Elena!!! Ya nos conocemos, felicitaciones por el premio muy merecido.
    Besitos cariñosos.

    ResponderEliminar
  18. Si que te tomas tu tiempo para escribir, pero cuando te lo tomas...Te lo tomas y nos sorprendes con cada maravilla.
    Tu tus blancos y tus negros y todo aquello que nos describes, viene a formar parte del balance ese balance que nos detiene y que aveces no controlamos.
    Demorate lo que quieras total esperar para leerte: si que vale la pena.
    Un beso Elena, para ti y otro para tu talento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Pluma, he decidido que me voy a tomar tiempo para todo, lo necesito, vivir en este estrés no me beneficia en absoluto.

      Gracias por todo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Elena ¡Que hasta ahora no he podido avisarte: Te he dejado un premio en mi blog. Porque te lo mereces. Así de simple. ¿Te pasas a recogerlo y lo aceptas?
    ¡¡¡Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sí, que ya voy "pallá".

      Eliminar
    2. jajajaja, Elena, siento la repetición, pero pensé que no te había avisado al no ver mi comentario. Ya está.
      Abrazote.

      Eliminar
  20. Me parece genial el texto, me he enamorado de tu forma de escribir, vengo para quedarme, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a esta casa, es un honor que te quedes.
      Gracias.

      Eliminar
  21. Algo me dice que esa funambulista del cordel camina a menudo sin red.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No muy a menudo, pero sí de vez en cuando haciendo gala de mi inconsciencia a veces.

      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails