miércoles, 4 de enero de 2012

( DES)GANA

“En todos los finales, como se ve, hay un símbolo y algo real, que se superpone y confunde. El final del año, el final de ese libro, el final de estas páginas, nuestro final. Sólo hay que estar atento y encontrarlo, y mirarlo y disponerlo con idéntico cuidado al que mostramos con las copas limpias de cristal que esperan con alegría ser llenadas, antes también de su propio fin.”
                                    Andrés Trapiello “Los hemisferios de Magdeburgo”.


Después de las reuniones, las comidas, las compras y las desganas, he encontrado un ratito para hilar algunas frases por aquí, aunque no sabría qué contaros, hay quien me dice que ya está bien de derramar mis lágrimas públicamente, y también quien aplaude mi entrega a corazón abierto, la sinceridad a manos llenas vertida sobre los guijarros de este Callejón. Nunca llueve a gusto de todos, aunque siempre lo hace al mío, ya sabéis.
Todo me está resultando muy extraño, como si empezara una etapa nueva y rara en mi vida cuyo punto de salida se marca en el calendario el 1 de Enero de 2012, y tengo la impresión de que todos los días llego tarde a los ensayos. De la meta mejor no hablar.
Os confieso que ando un poco cansada, he alargado las horas engullidas de televisión, no veo momento oportuno para acabar por fin el tercer libro de David Trueba y hasta retomo con desgana mi cita con el blog. Sé que malgasto mis días, un desperdicio que me sepulta entre un montón de escombros y ruinas, y sé que hay quien me quiere y no se merece este despilfarro en el debe de los te quieros.
Tengo los puños apretados esperando una señal. Mantengo la vista al frente, con las pupilas inmovilizadas de forma voluntaria, y la garganta seca para no tragarme las palabras que acumulo a la entrada de la boca del miedo. Doy los pasos justos y necesarios para sobrevivir en esta densa niebla, ni uno más, ni uno menos.
Y no quiero pensar que el traje de la vida me quedó grande y lo arrastro por las aceras, supe bebérmela a tragos largos y estoy segura de que volverá a quedarme ajustada como un guante, mientras me la tomo sorbo a sorbo, con los puños abiertos y las pupilas dando fe de los árboles que van quedando a uno y otro lado de mi sombra.

36 comentarios:

  1. El final de un año no es sino el comienzo de otro e igual que encabalgamos los libros, así van pasando los días.

    Estos no se malgastan siempre que lo empleemos en lo que queramos, aunque parezca que perdemos el tiempo.

    Volverás a beber la vida a ragos largos, ya lo verás. Con lágrimas sin ellas, la decisión de hacerlas más o menos públicas es tuya. Yo me limito a desearte un 2012 tan bueno como seas capaz de imaginar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. muy bello leerte.

    me gusto saber todo lo que pasa en ti.

    besos

    ✿ღڪےღڰۣ✿ღڰۣ ♥♥♥ ღڰۣ✿ღڪےღڰۣ✿ ღڰۣ✿

    ResponderEliminar
  3. Detrás de cada triste final siempre hay algún dudoso principio. Pero solo dentro de la continuación. Nada se para, nada se detiene, nosotros tampoco.

    Un abrazo Elena. No pidas carbón a este invento que algo anima

    ResponderEliminar
  4. Animo, con toda seguridad es temporal.

    ResponderEliminar
  5. Lo espero Tawaki, lo que pasa es que mientras espero me estoy bebiendo mi propio llanto.

    Gracias por tus deseos.

    ResponderEliminar
  6. "Lluvia", bienvenida y muchas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Juan, casi estoy preparada para ese dudoso principio.

    Ya no pido nada a los Reyes, aunque siempre se portan muy bien conmigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ya lo sé Mamuma. Todo pasa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Los hartazgos suelen llevar a eso: la desgana. ¿Donde están los días nuevos? En el final de los viejos.

    Dichosos días, Elena.

    ResponderEliminar
  10. Quizá sea eso Lavela, que en realidad estoy harta, aunque no sabría especificar de qué.
    Espero con ganas de que los días nuevos lleguen por fin.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. "Nunca llueve a gusto de todos, aunque siempre lo hace al mío, ya sabéis".
    Y esto es lo importante, que en cada momento hagas aquello que te sale de dentro y si son lágrimas derrámalas, que evaporándose se tranforamaran en lluvia mansa. Decimos que el año comienza el 1 de Enero, y es sin duda alguna otro día en el calendario. Comenzará para ti estoy segura un dia de estos y verás de nuevo ilusionada el arcoiris bajo los tímidos rayos del Sol.
    Es lo que te deseo de corazón y he pedido para ti a los Reyes.
    Bss amiga

    ResponderEliminar
  12. Joer...siempre me quedo sin aire al leerte.
    Pero que bonito escribes paisana.
    Un beso y anim@(te)...

    (\ /)
    ( . .)♥
    ('')('')
    Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ♥♡
    (¯`L´¯)Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ♥♡
    .`•.¸.•´(¯`U´¯)Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ♥♡
    *****.`•.¸.•´(¯`V´¯)Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ♥ ♡
    ***********.`•.¸.•´(¯`U´¯)♥♡
    *****************.`•.¸.•´Ƹ̵̡Ӝ ̵̨̄Ʒ♥

    .`•.¸.•´ ★................
    ¸.•´♥.•´¨) .................
    (¸.•´ (¸.•´(¸.•¨´¯)...
    ..........Ƹ̵̡Ӝ̵Ʒ...¸•.....
    ...........(ړײ)¸.•´
    ...........«▓/
    ............╝╚..✿⊱╮

    ResponderEliminar
  13. Elena, recuerdo siempre la frase de Serrat cuando anunció que suspendía todas las galas porque tenía un tumor en la vejiga y debía ingresar en el hospital: "Lo importante no son las cosas que nos pasan, sino cómo afrontamos lo que nos pasa". Besos y felices días nuevos:)

    ResponderEliminar
  14. Gracias Katy, por dos cosas, por comprender sin pedir explicaciones nunca, y por acordarte de mí siempre, hasta a la hora de escribir tu carta a Sus Majestades.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  15. Jo Sonrisa, espero que hayas recuperado la respiración y que esa falta de aire no se deba a la manera que tengo de puntuar los textos.

    Bonita figura.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  16. "Lo importante no son las cosas que nos pasan, sino cómo afrontamos lo que nos pasa".
    Gracias Nusa, una frase para tener en cuenta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Elena, cada día es un nuevo comienzo. Las uvas, simpática tradición, no son nada, no implican nada. Entre el día 31 de diciembre y el 1 de enero se sigue deslizando el mismo río de tiempo, y no hay nada más que nuestra voluntad por afrontar el día que amanece. Hay épocas de desgana, ya lo sabes, todos lo hemos experimentado. Lo único que nos queda es escucharnos, querernos, y hacer lo que mejor nos parezca.

    Un abrazo y que los Reyes te traigan salud e ilusión a raudales.

    ResponderEliminar
  18. Dicen que cualquier día es bueno para dar un giro a tu vida, la fecha del 31 sólo es simbólica, ya lo sé.
    Espero que esta desgana se transforme en ganas, no sería mal regalo de Reyes, un saco de ganas.

    Un abrazo Mª Carmen.

    ResponderEliminar
  19. Volverte a leer. Si que es un verdadero deleite.
    Con tus sombras, pesares, vestida de vida, pero mal entallada, como sea es esperanzador verte andar por la acera del comienzo, del reencuentro y de la intenciôn positiva.
    Vamos que todos formamos parte del libro de la vida y lo escribimos, como queremos. Ese libro exite una Ave Fenix; solo intenta imitarla y el cielo azul del nuevo amanecer, iluminara de nuevo tus dias.
    Ya empezaste y eso es muy positivo, !vamos! que tu puedes, tu venceras, tu ganaras y estoy seguro que nada te va a deter.
    Me permito como siempre el enviarte un gran beso y un abrazo fuerte y calido.
    No conozco a ningua cordobesa o cordobes, apatico o triste y tu no vas a ser la exepcion.

    ResponderEliminar
  20. Es injusto que tu blog se llame El Callejón de la Prisa. También es injusto que yo te diga cómo debe llamarse, pero me parece más adecuado: El Callejón Apacible. Siempre una invitación a la reflexión en tu texto, Elena. Besos.

    ResponderEliminar
  21. El cambio de ejercicio solamente es un pequeño salto en la manecilla del reloj. En todo instante está dando comienzo un nuevo año, solamente tenemos que sentirlo así. También es un gozo no hacer nada cuando no tienes ganas. Ya escampará. Un beso
    http://desdemimejana.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. Siempre que acudo a tu blog, cuando veo en el mío que has actualizado, antes de empezar a leer siquiera, una desazón suele embargarme. No sé explicar muy bien, ni muy mal tampoco, porqué sucede esto. Te conozco desde hace poco, pero los artículos y comentarios que he leído, que desprenden sinceridad, por eso dejan conocerte; sentimiento, por ello te enseñan sensible, van formando mi opinión. Muy buena. Es bastante más tiempo del que podemos creer el necesario para que el guante del que hablas ajuste de nuevo sobre la piel, pero eso no se logra con los ojos cerrados a un libro o abiertos a la caja tonta. También este medio de comunicación virtual ayuda, y sobre todo el contacto humano de quienes están más cerca.
    Ánimo, Elena, me gustaría leerte con más frecuencia. Comentaste en mi blog que las Elenas son cabezonas, como aquélla, madre de Constantino; y luchadoras. A ver si es verdad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Mi querido amigo "Pluma y Data", he de confesarte que tú has tenido mucho que ver con mi retorno al blog, ha sido tu empuje, tu entusiasmo y tu ánimo lo que me hizo sentarme delante de esta pantalla, aun sin tener muy claro lo que iba a contaros.

    Como dices, la intención es un buen comienzo.

    Gracias, mil gracias por "el empujón".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Francisco, un día te contaré el por qué del nombre de este blog, es más simple de lo que piensas.

    Besos para ti Francisco.

    ResponderEliminar
  25. Supongo que es como dices Felipe, de todas formas ya tengo ganas de que pase esta desgana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Desdelaterraza, créeme si te digo que lo siento, mi intención jamás es crear desazón en ninguno de mis amigos. Será por este despilfarro de sentimientos, emociones y lágrimas que son mi tema durante el último año. Pero ya ves, no me veo escribiendo nada que no me dicte el corazón y me salga a borbotones por los dedos. A pesar de ello estoy dispuesta (como buena Elena)a coger el toro por los cuernos.

    Un abrazo con mi gratitud.

    ResponderEliminar
  27. Creo Elena en estos momentos de crisis no se pueden derrochar las lagrimas, entiendelo, las lagrimas llevan consigo tristeza, klines, ojos con errojecimiento, estan feos, medico, farmacia, envecicimiento........... cambia por risa, alegria, rejuvecimento, satistifaccion... ¿a que es mejor. no lo pienses mas. un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Bueno Chus, al menos las lágrimas son gratis.
    Pero intentaré la risa, la alegría.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Elena, el comenzar andar en un camino nuevo siempre cuesta un poco pero a medida que avanzamos vemos que podemos y eso nos da fuerzas para seguir el trayecto.
    Un fuerte abrazo mi querida amiga.

    ResponderEliminar
  30. Elena, si uno siempre intenta contentar a los demás y no a sí mismo... ¿no estamos dejando de ser lo que somos para convertirnos en otra cosa?

    Cuando yo escribo en mi blog siempre, siempre, lo hago pensando que sólo yo lo leeré. Y me va bien.

    Un abrazo y espero que los Reyes hayan sido generosos contigo.

    ResponderEliminar
  31. Elena, ya sabes que me encanta leerte y que entre lo que dices directamente y lo que se lee entre lineas siempre me dejas sin palabras.

    No te agobies, dale tiempo al tiempo, sólo se tu misma, sólo vive y el sol volverá a brillar en tus ojos.

    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  32. Teresa, eso es lo que más fielmente identifica al ser humano, su capacidad de adaptación. Espero que mi tiempo de adaptación me sea leve.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Mª Carmen, justo eso es lo que pienso, yo no puedo escribir lo que y como otro quiera, este blog abrió sus puertas a la vez que yo abría las de mi corazón. Hay poco más que entender, en esta casa entra quien quiere, nadie está obligado a leer lo que no quiere.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  34. Gracias Chelo, dejarte sin palabras me deja a mí sin ellas.

    No agobiarme es lo que pretendo, pero a veces me siento desganada, no sé si esto de los blog tiene sentido. Al menos ahora me lo tomo con más calma, no publico porque sí, sino cuando realmente lo deseo.

    Un beso Amiga.

    ResponderEliminar
  35. Yo, querida Elena, te leo como si leyera mi mismo fondo... te comprendo tan bien!

    Así que si los guijarros de tu callejón han de ser regados por tus lágrimas, yo te hago el acompañamiento con la espuma del oleaje de mi orilla, ya sabes...

    Feliz primer día, y segundo y tercero, y cuarto...
    La mirada siempre al frente, eso sí!
    Y p'alante, tó tieso!

    Un besote enorme!
    ;)

    ResponderEliminar
  36. Gracias Edurne, por la empatía que me muestras, es bastante satisfactorio saber que no eres una incomprendida.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails