jueves, 8 de septiembre de 2011

SALIENDO A FLOTE

“Decir que estos tiempos son difíciles es no decir nada, aunque hemos usado tanto la expresión que ha acabado por perder su sentido, si es que alguna vez lo ha tenido: los tiempos han sido siempre difíciles para las frases hechas.”
                                     Quim Monzó "Ochenta y seis cuentos"


De un vistazo fugaz desde mi atalaya todo parece igual que siempre, una hora tras otra se sucede en la rutina de los días, siguen los mismos ruidos de coches que frenan como si quisieran evitar el borde de un precipicio, y ambulancias que anuncian las últimas horas de una vida. Las aceras siguen siendo el tablero de juego de los niños, y a veces llueve como todos los septiembres que recuerdo. Y hasta oigo a lo lejos una risa que se descorcha al anochecer, espantando del cielo las estrellas primeras.

Pero a poco que me detengo en las fachadas veo persianas con las pestañas bajadas, ahogando una lágrima al borde de la cerradura, almas de miradas perdidas en la nada gris del asfalto y caminos con meta en un cartel, que no llevan a ninguna parte. Los bancos de los parques no tienen edad para jubilarse y se tintan de futuro incierto y vaqueros rotos. La alegría parece fingida y se ahorra en ilusión tras la cerveza de una barra desierta. Parece que nos perdimos en un espeso bosque húmedo y sombrío, lleno de zarzas y hasta de arenas movedizas, y lo peor es que no contamos con ropa de abrigo ni calzado adecuado. Nos hemos sumergido en un negro fondo marino aun sin saber nadar, y no nos queda otra que agitar brazos y piernas para salir a respirar. En la superficie está nuestro futuro flotando a la deriva, esperando que lo llevemos hasta la orilla de una nueva isla. Porque el sol existe, aunque no lo veamos tras la espesura del bosque ni en la oscuridad del fondo del mar, y el final no será otro que volver a encontrarlo, redondo y amarillo, regalando luz y calor, en el centro del centro de todos los cielos, rodando por la línea que une los azules. Y saldremos a flote. De nuevo.
Estoy segura.

28 comentarios:

  1. La esperanza, ni siquiera ahora, es una utopía.
    Entre lo oscuro, o lo negro negrísimo, es una mota de luz brillante que deberá ir creciendo a la par de los días.
    Los capricornios somos pesimistas de raza pero yo hasta eso me niego a aceptarlo.
    Buen modo de contarlo, Elena. Me ha gustado.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. Así sea, Elena. Entre tanto un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Juan, todos sabemos que la esperanza cambió su color verde por el negro, y a nosotros toca devolver su primitivo color.
    Gracias por venir, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. "Pos" venga ese abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
  5. Hola mi querida Elena, desde luego has dibujado con pinceles unas imágenes dignas de la última etapa de la pintura de Goya. Te has olvidado de las risas de los niños, de las parejas de enamorados, de las madres que viven para sus hijos y de ti misma que formas parte del decorado y que tanta alegría y sonrisas tienes para repartir. Seguro que cuando te asomaste era de noche. Menos mal que yo, y como casi todos los que te leemos sabemos que eres un Sol, y como dices este nuestro “existe, aunque no lo veamos tras la espesura del bosque ni en la oscuridad del fondo del mar, y el final no será otro que volver a encontrarlo” No lo dudas, ni yo tampoco. Saldremos de la espesura que nos envuelve,
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Katy, mis pinceles se empeñaron en colorear en tonos grises, pero no me resistí a un último brochazo verde esperanza.

    Te agradezco la alta estima que me tienes y tu cariño.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Negro lo ves, el futuro y el presente, pero es mejor no mirar seguir arando.

    Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
  8. Tella, negro lo pintan los expertos, y los demás nos hacemos eco. De todas maneras sé que saldremos de este agujero.

    Un abrazo Javier.

    ResponderEliminar
  9. Hola Elena!! Saldremos siempre a flote amiga!! Aunque esos días grises, monótonos nos visiten y parece que todo pierde luz, la esperanza siempre está dispuesta a extender la mano para sacarnos del pantano.
    Besossssssss de luz

    ResponderEliminar
  10. Elena, ¿ Cuantos nos quedaremos en el camino?

    ResponderEliminar
  11. A mí me has descorchado tú, Elena, la alegría por inaugurar esta mañana y el placer de recostarme en tus palabras para degustarlas a lo largo de todo el día.

    ResponderEliminar
  12. Gabi, no sé si con la esperanza tan sólo podremos salir de esta crisis que algunos llaman de valores. Supongo que si aportamos el hombro también, será mucho más fácil.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Mamuma, espero que cada uno de nosotros encuentre su sitio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Francisco, tú si que acabas de alegrarme para todo el día.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Esperemos que llegue ese sol mas pronto que tarde, pero mientras tanto están ahí tus palabras haciéndonos compañía. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Eso esperamos Chelo, que sea más pronto que tarde.
    Gracias por aceptar la compañía de mis palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Pero Elena ¿Que te pasa? es un texto muy bonito pero tétrico, veras como un dia de estos nacera una estrella y te llegará su luz. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. A ver Curro, que yo estoy bien, pero parece que alrededor todo marcha a trancas y barrancas. Esa luz llegará, claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. AMÉN!

    Pero mira que escribes bien!
    Y no hay coba en mis palabras, que yo de hipócrita no tengo ná de ná! Sincerité total!

    Me gustan todas esas figuras que has utilizado para expresar lo que bulle en nuestros "adentros" y en nuestros "afueras"...
    Cierto todo lo que dices, cierto. Saldremos a flote! (Eso mismo me digo y le digo a mi familia en estos días)

    Un besote grande!
    ;)

    ResponderEliminar
  20. necesitamos, sí, un rayo de esperanza, un soplo que nos anime. Muy bellas tus lineas, Elena
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  21. Ay Edurne, que me vas a sacar los colores, gracias, eres un solete.

    Claro Edurne, saldremos de ésta, como hemos salido de otras, no me cabe duda.

    Un besote para ti.

    ResponderEliminar
  22. José Antonio, al menos un rayo de esperanza, qué menos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Siempre se sale a flote, igual que sale el sol todos los días, querida Elena :) Si las cosas están negras, pongamos de nuestra parte para que se aclaren.

    Espero que tengas un buen domingo, guapa :)

    ResponderEliminar
  24. Seguro que sí Mª Carmen, además con ese piropo dan ganas de ponerse a trabajar, jajajaja...

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  25. Todos los tiempos son difíciles, algunos más que otros, pero en eso radica la vida: en sortear dificultades. Si todo fuese bello y rosa, nos aburriríamos y terminaríamos, quizá, suicidándonos igual que los que ven todo totalmente negro y sin salida.

    Claro, que todos tenemos derecho a disfrutar de la luz y de la esperanza, y también tenemos derecho de ponernos negativos y grises de repente.

    Pero siempre, se puede salir a flote.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  26. Ya sé Cuet, pero parece que ahora atravesamos unos momentos cruciales en todo el mundo, y sólo con esperanza creo que no bastará.
    Pero en fin, no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Siempre me gusta lo que escribes, pero hoy más incluso que otras veces.

    Me temos que vamos a necesitar esos bancos en los parques para extender el periódico en busca de los anuncios de empleo.

    ResponderEliminar
  28. Tawaki, usaremos los bancos de los parques para desplegar el periódico, vale mientras no usemos los bidones de las obras para dormir.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails