sábado, 21 de mayo de 2011

NO SUCEDIÓ EN LA PUERTA DEL SOL

“La libertad, amigo, es sagrada, es uno de los grandes valores que debemos salvar, cueste lo que cueste. […] Por eso mi lema es: ni dictaduras ni utopías sociales.” 
                                                                 Ernesto Sábato “Sobre héroes y tumbas”


 Elecciones,  tiempos convulsos, manifestaciones... y mi memoria se sumerge en aquellos años setenta...

El primer huevo que cogió, se lo coloqué yo en su manita de dos meses. El bebé llegó cuando yo tenía nueve años y mi hermano mayor doce. Siempre estaba durmiendo boca arriba en el cochecito y con las palmas de las manos fuera de las sábanas. Saqué un huevo de la nevera y se lo dejé caer en la mano. Hoy doy gracias a Dios porque no se produjese ningún accidente. No quiero imaginar la cara llena de ira de mamá al ver al niño con sábanas, cara y colchón llenos de huevo.
Mi hermano pequeño creció ganándose el cariño y la simpatía de propios y ajenos, pues a su media lengua, habría que añadir una gracia natural y cautivadora que conseguía colocarlo en el centro de todas las reuniones.
Vivíamos por entonces en un piso de una primera planta, y abajo, mi padre tenía su negocio, una tienda de tejidos, paquetería y confección.
Recuerdo con una sonrisa en la memoria aquella vez que…
Corrían los años setenta, tiempos de disturbios callejeros, movimientos sindicales, disputas políticas en los bares y huelgas obreras. Mi pueblo no era una excepción. Se respiraba un ambiente enrarecido. El aire venía con ansias de libertad aderezadas con rachas de miedo.
Aquel día, se celebraba una importante manifestación. Todas las calles estaban desiertas. Los balcones cerrados. Todos estábamos en casa, todos menos él, mi hermano pequeño de cuatro años. Mi madre andaba fuera de sí, dónde estaría el niño. Ningún vecino lo había visto. Definitivamente había desaparecido de la faz de la tierra, o del pueblo. Tras las rendijas de las persianas, cientos de ojos llenos de miedo, observaban la inmensa mancha humana que poco a poco se derramaba calle abajo, con pancartas de eslóganes desafiantes.
El silencio se mascaba, sólo se escuchaba al unísono “¡COMPAÑERO, NO NOS MIRES, ÚNETE. COMPAÑERO, NO NOS MIRES, ÚNETE!”. ¡Y el niño sin aparecer!La letanía se repetía sin cesar, sin desafinar, con las voces de aquella multitud bien empastadas, y por supuesto inmejorablemente dirigidas por mi hermano, que presidiendo el coro, caminaba de espaldas con los brazos levantados cual director de orquesta. 
Sólo le faltaba la batuta.

40 comentarios:

  1. Por un momento me has tenido con el corazón encogido...jajaja.

    Menudo revolucionario que está hecho tu hermanillo.

    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, sí Sonrisa, desde chiquito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Y ahora seguro que está en cualquiera de esas plaza si es que puede pues el que tuvo retuvo. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Qué va Chelo, ahora está más calmadito, jajaja...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Ya de pequeño, denotaba un espíritu de lider.

    ResponderEliminar
  6. No creas Mamuma, es un chico muy tranquilo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La curiosidad de los críos, es normal..vió que había jarana y se apuntó el primero. Solo he visto una de esas manifas, me acerqué por curiosidad pero fué visto y no visto, un primo me pilló de los pelos y me llevó a casa.

    Me encanta la anécdota, entonces se recelaba mucho de cualquier manifestación callejara, menudo susto llevarían tus padres.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. En primer lugar destaca, en este bonito y muy suspensivo relato, la mala leche que ya gastabas a los nueve añitos, Doña Elena.

    En segundo lugar, me imagino a aquellos manifestantes, que sabían que se jugaban una sarta de palos por parte de los grises, ver a un niño de 4 añitos dirigiendo sus pasos y coreados mientras poco menos que llamaban cobardes a los restantes habitantes por unirseles. Para valor, el de aquel niño. Para susto, el de su madre.

    Preciosa escena la que has descrito.

    ResponderEliminar
  9. Candela, aparte de curioso, mi hermano se iba con cualquiera, todos lo conocían en Carteya, y como dices, oyó jaleo y allá que se fue.
    Ahora es más tranquilo y no se suele meter en esos fregaos.

    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  10. Eso digo yo Tella, hay que ver las ocurrencias, yo pensé que eso de ponerle a un bebé un huevo en la mano por primera vez era algo importante, ya ves, pero de cómplice estaba mi otro hermano que me dejó hacer. Éste lo que quería es que se hubiese roto el huevo y mi madre me la liara.

    Aquellos años fueron apasionantes Tella, en un pueblo pequeño, en el que todos se conocen, las rivalidades, las manifestaciones, los partidos, las elecciones, todo fue apasionante de verdad.
    Una huelga salvaje se disolvió a pelotazos de goma por parte de la Guardia Civil, salimos hasta en la tele. Qué años.

    Por cierto, te estoy contestando desde el Chrome, aquí estoy familiarizándome.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Elena!! Me hiciste subir el corazón a la garganta. No cabe dudas que desde niño fue especial. Uno nace para ser líder y este relato lo demuestra de una forma magnífica.
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  12. Gabi, ese niño se calmó con los años, menos mal, jajajaja..., ahora quiere ser el lider jugando al parchís, jajaja...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaj. Lo del huevo le aportó ídem al nene. Me encantó como lo has escrito; me metí en el momento de lleno.
    Un besiño y otro para el "sindicalista", ya que espero que como poco sea eso y quizás pronto presidente de España.

    ResponderEliminar
  14. El niño prometía:) Bonitos recuerdos. Por aquel entonces yo andaba con hija de dos añitos.
    No he querido irme sin decirte hasta pronto, ya casi estoy saliendo por la puerta:)
    Y como te iba a dejar sin una docena de besos por lo menos

    ResponderEliminar
  15. Rosa María, bienvenida a este callejón.
    Pues ya ves, el niño de mayor, no es nada político, es uno de tantos españoles un tanto desencantado.
    Gracias por tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Katy, has hecho muy bien, ya sabes que si no me das un besito me mosqueo y no es cuestión de que te vayas dejándome de morros, jajajaja...
    Pásalo muy bien y descansa.
    Hasta pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Ya sabía yo que leer línea sí línea no terminaría pasándome factura y es que no me he enterado de nada, pero como he leido los comentarios creo que comentando algo sobre tu hermano parecerá que lo leí. Dale recuerdos a tu hermano Carlos.

    Y sinceramente, tampoco ayuda ese dibujo que has puesto, ¿nadie más piensa que el negro da mu mal rollo?... pa mi que es lo que petaba blogger.

    addenda- jajajajajaja

    ResponderEliminar
  18. Oisssss..., qué cosas dices Isra, ¿esto es la venganza por no haber leído las lecturas sabatinas?
    Y que sepas que se tarda menos en leer el post que en leer los comentarios. Yo escribo poquito para no aburrir.
    Ah, y el negro soy yo, que me pasé tomando el sol, jajajajajaja...

    ResponderEliminar
  19. Antonio Jesus22/5/11 16:59

    La dirección duró poco tiempo , desde la puerta del Soricia hasta el paseo D. Diego Carro lugar dónde mi madre me agarro cual muñeco de trapo y me subió al piso.
    Tengo que reconocer que sí que me gustaba ver todo ese tipo de acciones sindicales

    Ah y al parchís soy el mejor, si pierdo es para que queraís seguir jugando conmigo aunque a mi sobrino no se le da nada mal

    ResponderEliminar
  20. Pues el mio Elena vino de la guarderia con 4 años diciendo con el brazo en alto "Otan no bases fuera" Que tiempos aquellos. Lo que no se es en que van a acabar estos, porque no me gusta la gente que siempre quieren salvarnos: Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué linda tu familia, Elena! ¡Y qué envidia por no haber vivido más esos años! Me pillaron sin "uso de razón"... aunque la edad no implique su uso, claro, pero ayuda.

    Felicidades, Elena :)

    ResponderEliminar
  22. Jajajajaja... Antonio, si es que de chico eras un trasto, jajajajaj..., bueno, ahora estás más tranquilito, sólo te alteras si te ganamos al parchís ¿no?

    Un besote, resalao.

    ResponderEliminar
  23. Curro, los niños se limitan a repetir lo que escuchan de los mayores.

    También yo desconfío de estos salvadores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Nusa, ahora también estamos viviendo un tiempo apasionante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. El niño ya anunciaba maneras, ya lo creo. ¿Y qué tal con el paso de los años?
    Siempre discurro por tus letras con gran placer. Siempre una alegría volver a tu casa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Os salió reivindicativo el chaval, Elena. Con energía y coraje, claro que sí. Hubiera sido genial que alguien lo hubiera grabado, ¿verdad?

    Un abrazo, Elena :)

    ResponderEliminar
  27. El placer es mío Mercedes, siempre me alegra verte por aquí.
    Espero que estés tranquila y trabajando mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Y que lo digas Mª Carmen, grabarlo o fotografiarlo, pero con los nervios que tenía mi madre y que antes no teníamos cámara, no se pudo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. ¡Que mal rato pasaria tu pobre madre!
    Hoy me he levantado con dolor de cabeza porque he estado toda la noche buscando a mi nieto que se habia perdido, EN SUEÑOS GRACIAS A DIOS.
    Por lo que he leido desde pequeña tenias unas ideas muy originales ¡Mira que lo del huevo!
    Un beso grande para ti mi querida amiga.

    ResponderEliminar
  30. Uy, lo siento Teresa, espero no haber sido yo la causante de ese mal sueño.

    Ya ves, de pequeño no había quién le cogiera los cabos, siempre estaba por ahí.

    Lo del huevo, menos mal que no se rompió, jajajaja...

    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  31. Las voces (manifestaciones) sinceras, siempre tienen delante a los niños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Será, Lavela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Vaya con tu hermanito, menudo trasto tuvo que ser.
    Menos mal que en los pueblos se conocen todos y seguramente lo dejaron que disfrutar dirigiendo la manifestación. Hasta que lo agarro tu madre claro.
    Ya veo que de mayor lo que mejor sabe dirigir es el dado en las partidas de parchis. Eso es mucho más tranquilo.
    Tu tampoco te quedabas atrás, con la ocurrencia de darle un huevo al bebe jeje.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  34. Ya ves Cordobesa, cosas de chiquillos.
    Como dices, en los pueblos pequeños todos se conocen y mi hermano era muy popular, incluso entre las parejas de novios.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Por lo que dices, ahora es más tranquilo.
    No lo sé, pero es probable que aprendiera de aquella experiencia tan precoz.

    ResponderEliminar
  36. Bueno Aspi, es más tranquilo en cuanto a la política se refiere. Por lo demás, no creas, que tiene su genio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Como siempre, me dejas embobado con tus historias. La frase que has elegido me parece magnífica.

    Un abrazo de Tawaki.

    ResponderEliminar
  38. Gracias Tawaki, la frase la pone Sábato en boca de uno de los personajes de su novela "Sobre héroes y tumbas". Supongo que el autor la comparte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Llevo unos días intentando comentar y nada.. san blogger me está tocando las narices! Voy a ver si ahora, con una pequeña triquiñuela, puedo!

    Que me gustó esta historia de tu hermano, y ya veo que ahora lo que le interesa es el parchís( imagino que más cosas, claro!), y que lo de dirigir manifestaciones lo deja para otros... Ay, los hermanos pequeños!

    Un besote!
    ;)

    Cruzo los dedos a ver si hay suerte!

    ResponderEliminar
  40. Edurne, blogger nos está dando a todos muchos quebraderos de cabeza, a mí no me dejaba acceder a mi cuenta con el Firefox, tampoco colocar imágenes en las entradas, de los comentarios mejor no hablar, al final me he tenido que bajar el Chrome y por ahora todo marcha bien.

    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario

Related Posts with Thumbnails